Feed aggregator

Maryland notified of successful canonical consent process

ENS Headlines - Thursday, August 7, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] The Office of Episcopal Church Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori has notified the Diocese of Maryland that Bishop Suffragan-Elect Heather Cook has received the required majority of consents in the canonical consent process.

As outlined under Canon III.11.4 (a), the Presiding Bishop confirmed the receipt of consents from a majority of bishops with jurisdiction, and has also reviewed the evidence of consents from a majority of standing committees of the Church sent to her by the diocesan standing committee.

In Canon III.11.4 (b), Standing Committees, in consenting to the ordination and consecration, attest they are “fully sensible of how important it is that the Sacred Order and Office of a Bishop should not be unworthily conferred, and firmly persuaded that it is our duty to bear testimony on this solemn occasion without partiality, do, in the presence of Almighty God, testify that we know of no impediment on account of which the Reverend A.B. ought not to be ordained to that Holy Office. We do, moreover, jointly and severally declare that we believe the Reverend A.B. to have been duly and lawfully elected and to be of such sufficiency in learning, of such soundness in the Faith, and of such godly character as to be able to exercise the Office of a Bishop to the honor of God and the edifying of the Church, and to be a wholesome example to the flock of Christ.”

The Rev. Canon Heather Cook was elected on May 2.  Her ordination and consecration service is slated for September 6; Presiding Bishop Jefferts Schori will officiate.

While Bishop Suffragan-Elect Cook has received the necessary majority of consents, consents will continue to be accepted up to and including the October 3 deadline date.

Responding to Ebola crisis in Sierra Leone and Liberia

ENS Headlines - Wednesday, August 6, 2014

[Episcopal Relief & Development press release]  Episcopal Relief & Development is working with the Anglican Diocese of Bo in Sierra Leone and the Episcopal Church of Liberia in response to the Ebola epidemic that has killed hundreds of people since the current outbreak began in March 2014.  Through its local partners, the organization is supporting awareness-raising efforts and providing personal protection equipment and disinfectants to under-resourced hospitals and clinics in the affected areas.

“The disease caused by the Ebola virus is extremely serious and contagious,” said Abiy Seifu, Senior Program Officer for Episcopal Relief & Development.  “I am grateful that our partners in Sierra Leone and Liberia have acted quickly and made responding to this crisis a top priority.”

The current Ebola outbreak began in Guinea around the capital, Conakry, and four southeastern provinces bordering Sierra Leone and Liberia.  By mid-April, neighboring countries were reporting suspected cases, with confirmed cases in late May and increased spread through June and July.

Ebola is a virus that causes hemorrhagic fever, which is often fatal.  In the current crisis, as of August 1, 887 out of 1603 suspected cases (56%) have resulted in death. There is no vaccine or established cure.

Containing the virus has been a challenge due to the ease with which Ebola spreads (through contact with bodily fluids of infected individuals or eating meat from infected animals) and the long latent period of up to three weeks between infection and the appearance of symptoms.

Additionally, the high death rate and lack of successful treatment has led to popular reluctance to seek professional diagnosis or hospital care.  For this reason, or due to misconceptions about the cause of the disease, many families are choosing to treat the illness at home.  This causes further spread and makes accurate assessment of the numbers and locations of cases and deaths difficult.

In response, The Episcopal Diocese of Bo in Sierra Leone is building on its existing health programs to reach key community leaders such as priests, imams, traditional healers and chiefs with training on how to promote accurate information and encourage correct prevention and treatment practices.

“Faith leaders are respected and listened to by their communities and can therefore play an important role,” Seifu said.  “They can help head or promote education and awareness-raising campaigns to promote change in high-risk behaviors.”

The diocese is also mobilizing its network of local health volunteers to reach children and youth in schools, and to directly reach 20,000 individuals through community meetings and home visits.  Health volunteers also assist international health organizations and Sierra Leone’s Ministry of Health and Sanitation in watching for and referring suspected cases.

In Liberia, Episcopal Relief & Development is assisting the local Church in providing necessary medical and sanitation supplies to hospitals and clinics.  These supplies include bleach for sanitizing health facilities, and disposable gloves and hand sanitizer to help protect health workers who may come into contact with infected patients.

“Health workers, volunteers and others who are at the forefront in combating this deadly disease are increasingly contracting the Ebola virus themselves,” said Seifu. “Prayers and support are needed as these people do their utmost to tend to their patients in these extremely challenging circumstances.”

To enable Episcopal Relief & Development to respond to crises like the current Ebola crisis in West Africa, please donate to the Disaster Response Fund.

Episcopal groups offer help for clergy in difficult calls

ENS Headlines - Tuesday, August 5, 2014

[The Care for Clergy in Difficult Calls Writing Project press release] The Episcopal Women’s Caucus and the Network of Episcopal Clergy Association have formed a partnership to develop The Care for Clergy in Difficult Calls Writing Project.

Conjointly, we have asked a series of individuals in and outside the Episcopal Church to share their view in order to identify the systemic issues involved in challenging calls. This project developed following  a watershed moment when in January 2014 the Diocese of Newark passed a resolution seeking that their bishop appoint a task force to explore dignity of work issues (relating to workplace bullying) in relation to clergy.

The first essay “Confronting Clergy-Congregational Conflict,” by Donald V. Romanik, president of the Episcopal Church Foundation, is here.

Our project was to ask a host of writers to address the challenge of challenging calls and the issue of workplace bullying. While the view in the first essay is the author’s own and we acknowledge that no one essay will be able to identify all the issues involved, our hope is that in and through the collection of pieces we might support what has begun locally in the Diocese of Newark and more importantly, further the conversation in the wider Episcopal Church.

In Central America, war without a name and refugees without papers

ENS Headlines - Tuesday, August 5, 2014

[Huffington Post] Editor’s note: This piece originally ran in the HuffPost LatinoVoices Blog. 

The child migrant crisis has increased awareness in the United States about violence in Central America, and for the first time, people are considering the possibility that some migrants from the region may actually be refugees. This new narrative focuses specifically on the child victims of homicide, torture, and sexual assaults that have arrived in recent months. The surge of unaccompanied minors however, cannot be seen in isolation from a legacy of protracted conflict and displacement that has gripped the region and produced refugees for nearly fifty years. Likewise, solutions to the crisis must focus on creating real options for families struggling for basic security and well-being in societies battered by decades of violent conflict and exodus.

In El Salvador, where I am the Executive Director of a human rights organization, there have been 30,000 deaths in the country since 2005. The legacy of conflict in Central America stretches back to the period of social unrest and civil war that lasted from the 1970s to the mid-1990s. During this period, hundreds of thousands were killed and millions were displaced. The violent social conflict that we are witnessing today remains largely nameless, anonymously mounting a death toll over twenty years that makes the region the most violent in the world and deadlier than it was during the civil war period. Our Human Rights Program specializes in cases of forced displacement and last year we received over 150 Salvadorans seeking international protection. Approximately 130,000 Salvadorans were internally displaced in 2012 and 60,000 fled the country. Currently, between 60-70 percent of child migrantsinterviewed over the past few months name violence as the primary reason for fleeing their homes.

The White House’s strategy to accelerate deportation, double down on border security, and minimally fund repatriation does nothing to address the conflict that produces refugees and evades the international responsibility to protect those who desperately need it. Currently, Central American families are stuck between two bad options: risk trafficking and an undocumented existence for their children in the United States, or violence and lack of opportunities at home. Short of blaming families in the Northern Triangle, politicians on both sides of the border cast the coyotes, or traffickers, as the bad guys of the humanitarian and refugee crisis. However, the reality is that for families caught in one of the world’s deadliest conflicts, the coyotes offer the best option to safeguard their children’s lives and livelihood.

Salvadorans have multiple motives for leaving, but the motives have a common origin: refugees are either running from the conflict’s bullets, or its equally murderous effects on social development and economic growth. The 2013 United Nations Human Development Report on El Salvador describes a society that is marked by inequality and violence, incapable of producing quality opportunities for its people. The report’s coordinator, Carolina Rovira, calls the situation a “vicious stew” whose ingredients include, “the fragility of family structures, the lack of quality education, the powerful social control of the gangs, the stagnation of the labor market, and lack of political leadership.” The World Bank report on El Salvador calculates the annual economic cost of the violent conflict to be over 2 billion dollars or 10.8 percent of GNP and that it costs the average business an annual 4.5 percent reduction in sales. The deteriorated social and economic conditions in the communities drive Central American families to flee the conflict before their lives are directly threatened.

Even policy makers that recognize violence as a primary cause of displacement are careful to distinguish, including in the case of the children, between those who are forced to flee directly by violence and those who are escaping the resulting economic and social conditions. This analysis justifies the orthodox policy approach to minimize the number of children who are granted international protection for fear of opening “the floodgates,” and punishes the children perceived to be seeking opportunities with swift and certain deportation.

The crisis can be resolved and regional stability can be restored through regional cooperation on strategies that create options for families in crisis, not further restricting them. Specifically, families in the Northern Triangle need options to: (1) mend family structures torn by conflict and exodus, (2) guarantee security, well-being and economic opportunity, (3) provide individuals with access to international protection when facing immediate threats of death and violence, and (4) end the protracted conflict through a peace and reconciliation process between civil society, gangs, and the government.

It will take political courage from leaders on both sides of the border to recognize the gravity of the violent conflict and break the ideological and policy paralysis around immigration and the obligation to protect. In the mean time, there is a “vicious stew” simmering south of our border, and the coyotes still have the best option on the table for the refugees who seek a way out.

– Noah Bullock is the executive director of Foundation Cristosal, a human rights and community development organization in El Salvador. 

Archbishop of Canterbury joins in World War I commemorations

ENS Headlines - Tuesday, August 5, 2014

Archbishop Justin Welby carries lanterns with Prince Harry and the Duchess of Cambridge in Mons, Belgium on Aug. 3. (Picture: PA)

[Lambeth Palace] Archbishop of Canterbury Justin Welby joined members of the Royal Family and Britain’s Prime Minister at an event in Belgium the evening Aug. 3 to remember the entry of British soldiers into World War One in August 1914.

The service, which recalled the sacrifices of British soldiers while giving thanks for the strong friendship between former foes, was held at St. Symphorien Military Cemetery, Mons. It was attended by the Duke and Duchess of Cambridge; Prince Harry; and Prime Minister David Cameron.

Also in attendance were the King and Queen of the Belgians; the President of Germany; the President of Ireland; and representatives of other countries who fought in the First World War. Five hundred people attended the event, many with personal family links to soldiers buried in the cemetery.

During the ceremony the archbishop prayed for reconciliation, asking that our “God of peace and justice” will strengthen people to “seek peace”.

In a blessing the archbishop said:
“God of peace and justice,
Who in compassion for a world
Broken by our sins of pride, desire,
selfishness and ambition,
brought reconciliation to all who seek you,
Strengthen us to seek peace and pursue it,
To forgive as we are forgiven;
And the blessing of God almighty,
the Father, the Son and the Holy Spirit,
be among you and remain with you always.
Amen”

The St. Symphorien Military Cemetery contains the bodies of the first and last British soldiers who died on the Western front in the First World War: Private John Parr of the Middlesex Regiment, who was fatally wounded during an encounter with a German patrol on Aug. 21, 1914, two days before the Battle of Mons; and Private George Ellison of the Royal Irish Lancers, who was killed on Nov. 11, 1918. The cemetery is shared almost equally between the Commonwealth and German dead, thanks to a Belgian, Jean Houzeau de Lehaie, who gave the land on condition that both British and German soldiers would be buried there.

The commemorative event – part of the government’s program to mark the centenary of the First World War – was organized in partnership with the Commonwealth War Graves Commission, and was based around music, poetry and readings which reflect the history of the site.

Vigils and commemorations have been held all over Europe in the past few days. A service the evening of Aug. 4 at Westminster Abbey began in the last hour before the 100th anniversary of the moment that Britain was pulled into the war. The church, which was fully lit, gradually descended into darkness until all the lights and candles inside were extinguished. Lastly, the Duchess of Cornwall, representing Queen Elizabeth, snuffed out an oil lamp at near the Grave of the Unknown Warrior. The grave contains unidentifiable body buried in soil brought from France.

The darkening of the church was meant to represent the shadow of war descending on Britain. It was also meant to echo the words of then-Foreign Secretary Sir Edward Grey who, after telling Parliament that war was inevitable, told a friend that “The lamps are going out all over Europe, we shall not see them lit again in our life-time.”

At Westminster, only the Paschal Candle remained burning, in the Lady Chapel, “representing the Light that for ever shines in the darkness, offering us hope,” the Westminster website said.

The order of service for the vigil is here.

Queen Elizabeth joined in a local commemoration at Crathie Kirk in Aberdeenshire, Scotland, near Balmoral castle.

– Episcopal News Service contributed to this report.

Uganda’s Anglican leader says anti-gay law still needed

ENS Headlines - Tuesday, August 5, 2014

[Religion News Service] Uganda’s top Anglican leader criticized the constitutional court for striking down the country’s controversial anti-gay law on a technicality, saying the law is still needed to protect children and families from Western-imported homosexuality.

Ugandan Anglican Archbishop Stanley Ntagali

A five-judge panel on Aug. 1 declared the Anti-Homosexuality Act, 2014, null and void since it was passed by parliament without the required quorum. Dismissing the law on a technicality maintains the possibility that it could be revived in a different form.

The law punishes homosexual acts with life imprisonment. President Yoweri Museveni signed the measure in February, drawing harsh criticism from Western nations and cuts in foreign aid.

Anglican Archbishop Stanley Ntagali called the decision a disappointment for the Church of Uganda, religious leaders and many Ugandans.

“The ‘court of public opinion’ has clearly indicated its support for the Act, and we urge Parliament to consider voting again on the Bill with the proper quorum in place,” Ntagali said on Aug. 4.

Uganda’s religious leaders had widely supported the law, but opposed an earlier clause threatening the death penalty for some homosexual acts. Most Ugandan church leaders say homosexuality is against God’s order and African cultures. Such a law was needed to protect families, children and youth, the leaders stressed.

“I appeal to all God-fearing people and all Ugandans to remain committed to the support against homosexuality,” said Ntagali, whose church cut ties with the Episcopal Church, the United States-based branch of Anglicanism, after the election of an openly gay bishop in 2003.

Gays and lesbians celebrated the verdict as their victory and a sign of freedom, but analysts view it as a start of a long battle for gay rights in the country.

“I am no longer criminal,” Kasha Jacqueline, a prominent gay activist, tweeted. “We have made history for generations to come.”

David Bahati, the member of parliament who authored the bill, said the government’s attorney general will petition the Supreme Court over the ruling, giving the greatest sign that the law will be revived.

CPG names Anne Mallonee chief ecclesiastical officer

ENS Headlines - Tuesday, August 5, 2014

[The Church Pension Group press release] The Church Pension Group (CPG) announced today that the Rev. Canon Anne Mallonee will join CPG as Executive Vice President and Chief Ecclesiastical Officer on September 29, 2014.

“The role of Chief Ecclesiastical Officer is relatively new at CPG,” said Mary Kate Wold, CPG CEO and President. “It was created almost two years ago to provide dedicated, executive-level focus on church relations. The Chief Ecclesiastical Officer, who reports to me, is a key advisor to CPG on developments around the Church and how they might impact our work. When the Rev. Canon Patricia Coller announced her retirement from the role earlier this year, we undertook a national search for someone with deep experience leading complex organizations. Anne Mallonee’s years of service in various institutions around the Church made her the right fit for the role. We are delighted to welcome her to the CPG team.

For the past ten years, Canon Mallonee has been serving as Vicar and a member of the Senior Leadership Team at Trinity Wall Street, New York City. Before that, she spent several years as Interim Dean at Christ Church Cathedral, Hartford, CT, and served for six years at the Cathedral Church of St. Mark, Minneapolis, MN, the last two as Acting Dean. She began her ministry in the Diocese of Kansas, where she was ordained.

“I am delighted and deeply honored to join this dedicated team and to be part of CPG’s unwavering commitment to the well-being of those who serve The Episcopal Church,” she said.

A graduate of the University of Kansas, Canon Mallonee received her M.Div. from Berkeley Divinity School at Yale University, where she also served on the Board of Trustees and was a member of the 2014 Dean and President Search Committee. She is a Trustee of the Diocese of New York and a member of the boards of the Alliance for Downtown New York and the Children’s Radio Foundation.

Early in her career, Canon Mallonee worked for Henson Associates, the producers of the Muppets. When she entered the ordination process, she received a scholarship to attend seminary from that organization.

Comité Nominador Conjunto presenta el último de los tres ensayos

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

[29 de Julio de 2014] El Comité Nominador Conjunto de la Iglesia Episcopal para la Elección del Obispo Presidente (JNCPB) ha presentado la siguiente información.

El Comité Conjunto Nominador para la Elección del Obispo Presidente (JNCPB) continúa su trabajo para preparar a la Iglesia Episcopal para la elección del 27º  Obispo Presidente en la Convención General el próximo verano. El Comité publica el tercero de tres ensayos diseñados para comenzar una discusión acerca de la elección que tendrá lugar en el verano de 2015.

En este ensayo se discute cómo el papel constitucional /canónico de la oficina ha cambiado y evolucionado de ser el obispo más antiguo por consagración el que preside las reuniones de la Cámara de los Obispos a la posición compleja y multifacética que es hoy. El primer ensayo describió la línea de tiempo y los pasos básicos del proceso de nominación y elección (aquí). El segundo ensayo describió los roles actuales, las funciones y responsabilidades del Obispo Presidente (aquí).

El Comité Conjunto Nominador para la Elección del Obispo Presidente espera que todos los miembros de la Convención General y todos los episcopales dediquen tiempo a leer estos breves ensayos para comprender la importancia de lo que haremos el próximo verano. Si tiene alguna pregunta o comentario sobre estos ensayos o los trabajos de la Comisión Mixta de Nominaciones para la Elección del Obispo Presidente, por favor póngase en contacto con pbnominatingcommittee@gmail.com.

El JNCPB está compuesto por un miembro laico, un sacerdote o diácono, y un obispo elegido de cada una de las nueve provincias de la Iglesia Episcopal, además de dos representantes de la juventud, asignados por el Presidente de la Cámara de los Diputados. Los diputados y los obispos de la Convención General sirven por un mandato de tres años para concluir al cierre de la Convención General de 2015 en Salt Lake City, UT (Diócesis de Utah).

Elección del Obispo(a) Presidente en el 2015: Ensayo #3
Julio de 2014

LA EVOLUCIÓN DEL PAPEL DEL OBISPO(A) PRESIDENTE Y
EL PORCESO DE SELECCIÓN DEL CAMBIO

El papel actual de la Obispa Presidenta es realizar sus funciones como pastora, directora ejecutivo, y es la voz profética de la Iglesia Episcopal. El enfoque de esta tercera pieza educativa se centra en cómo la función constitucional/canónica del Obispo(a) Presidente ha evolucionado en los últimos 225 años. Antes, el Obispo(a) Presidente era simplemente el obispo superior que presidia las reuniones de la Cámara de Obispos. Ahora, dirigido por la Convención General, el Obispo(a) Presidente ocupa una posición de múltiples facetas — una posición que hemos descrito en nuestra segunda pieza educativa, nominada y elegida a través de los procedimientos actuales que hemos esbozado en nuestra primera obra educativa.

Dicha transformación no es exclusiva de esta oficina. La constitución, los canónigos, la liturgia, el acceso a la ordenación, y mucho más han cambiado con el tiempo. El crecimiento de nuestra Iglesia, la asignación de más deberes al Obispo(a) Presidente como misión se ha ampliado, y la forma en que nosotros, como episcopales deseamos ser entendidos en la Comunión Anglicana en general ha jugado todo un papel importante en este proceso complejo.

     1. Como el papel ha cambiado
• Desde finales del siglos XVIII hasta la mitad del siglo XIX
La primera referencia conocida al término “obispo presidente” está en la rúbrica para la consagración de un obispo añadido al libro de oraciones en 1792. El obispo William White firmó el acta de la Convención General de 1795 como el “Obispo Presidente”. (La “p “no se capitalizó con regularidad hasta la segunda mitad del siglo XIX.) El Obispo presidente era el obispo más antiguo en orden de consagración, que ocupó el cargo de por vida.

Otras responsabilidades, además de presidir la Cámara de Obispos y tomar las ordenes como director consagrante en ordenaciones episcopales (formalizadas en un canon de 1820), fueron poco a poco agregadas por la subsiguiente Convención General:
* Tener autoridad para convocar reuniones extraordinarias de la Convención General (1799)
* La emisión de las cartas pastorales, en nombre de la Iglesia (1808)
* Servir como Presidente de la “Sociedad Misionera Protestante Episcopal en los Estados Unidos” (1820)
* Recibir los acusaciones del juicio de un obispo (1841)

Así, se plantaron las semillas de los aspectos presidenciales, litúrgicas, misioneras y disciplinarias del cargo.

• Desde la mitad del siglo XIX a 1919
En 1856 el canon “El Juicio de un Obispo” encargó al Obispo Presidente elegir una junta de investigación de 16 personas para investigar los cargos contra un obispo.

En 1859, por primera vez, el Obispo Presidente se le otorgó jurisdicción sobre una congregación y el clero fuera de las fronteras de la diócesis del Obispo Presidente. En concreto, fue el Canon V del Título III, aprobada en la Convención General de 1859, que concedió la autoridad al Obispo Presidente sobre la congregación americana en París y en cualquier otra congregación extranjera que solicitó  la Convención General o el Obispo Presidente.

En 1871, por primera vez, la Convención General votó para el apoyo financiero para los gastos del Obispo Presidente ($ 500).

En 1895, a pesar de estas adiciones en las áreas de autoridad en el extranjero, las finanzas y la disciplina, que apuntaban en la dirección de un mayor papel a fines del siglo XIX, el cargo estaba siendo definido como “el obispo más antiguo de la Iglesia Episcopal, en orden de consagración, que tenga el cargo de por vida, a menos que renuncie o sea destituido de su cargo por el voto de la mayoría de los obispos”. -

1919: Entre las resoluciones de la Convención General aprobadas en 1919 había una enmienda a la Constitución que prevé la elección del Obispo Presidente, y los cánones establecen un (a) límite de edad para el servicio y (b) el termino del cargo. La presente Convención también aprobó el Canon 60, en la que los deberes del Obispo Presidente también fueron las funciones del Presidente del recién creado  Consejo Nacional con 24 miembros (ahora el Consejo Ejecutivo). El Obispo Presidente debía administrar y coordinar la misión, educativa y de trabajo social de la Iglesia. El primer Obispo Presidente, John Gardner Murray, asumió el cargo el 1 de enero de 1926.

1967: La Convención General de 1967 fue tan significativa para la definición más precisa del papel del Obispo Presidente como el Convenio de 1919 lo había sido. El Canon I.2.4 fue ampliado en gran medida de tres maneras. En primer lugar, el Obispo Presidente se denomina ahora “pastor principal”, lo que implica la responsabilidad pastoral de toda la Iglesia, y no sólo de la Cámara de Obispos. En segundo lugar, al Obispo Presidente se le otorgó la responsabilidad de dirigir la iniciación y desarrollo de la política y la estrategia (este que se ejerza con el Consejo Ejecutivo). En tercer lugar, el Obispo Presidente estaba autorizado a hablar la palabra de Dios “para la Iglesia y para el mundo” y para ello como su “director representante”. Tres imágenes claras de la oficina habían surgido: pastor principal, ejecutivo y líder profético.

1982: Una resolución de la Convención General de 1982 modificó el Canon I.2.4 para que diga: “El Obispo Presidente de la Iglesia será el Pastor Principal y Primado de la misma….” La razón de este cambio era dar al cargo la paridad con otros líderes de la Iglesia de la Comunión Anglicana con respecto al título de “Primado”. En este debate la Convención General se negó a cambiar el título a “arzobispo”. Al agregar “Primado” fue para principalmente aclarar a la Comunión Anglicana que nuestro Obispo Presidente tenía la condición de Primado (una posición en otras provincias anglicanas), pero que la adición del título concedería más autoridad o poder para el Obispo Presidente.

1997: La Convención General de 1997 aprobó varias enmiendas canónicas, la mayoría de los cuales forman la base de los Canónigos aún vigente hoy en día en cuanto al papel del Obispo Presidente y el Consejo Ejecutivo. El Canon I.2.4 (a) (1) fue cambiado para afirmar que el Obispo Presidente “sería el encargado de  hablar a la Iglesia así como a las políticas, estrategias y programas autorizados por la Convención General”. Además, Canon I.4.3 (a) fue modificado para establecer que además de ser el Presidente y el Presidente del Consejo Ejecutivo, el Obispo Presidente ahora era también “el director ejecutivo” del Consejo Ejecutivo.

Duración del Mandato
Antes de 1895: Tenia el cargo de por vida

1895:  “El obispo más antiguo de la Iglesia Episcopal, en orden de consagración, que tiene el cargo de por vida, a menos que renuncie o sea destituido de su cargo por el voto de la mayoría de los obispos”.

1919:  Canon 60 fijo el plazo del Obispo Presidente a seis años.

1937:  Convención General cambió la duración del plazo que dura  hasta que el Obispo Presidente tenga 68 años de edad.

1967:  La Convención General de 1967 establece el término a 12 años. Edmund Browning fue el único Obispo Presidente que sirvió 12 años después de este cambio. Sus dos predecesores renunciaron antes de la finalización de sus mandatos.

1994:  La Convención de 1994 redujo el plazo a nueve años.

Edad Obligatoria de Jubilación
Hasta 1919:  Servir hasta la muerte

1919: Edad 70
1937: Edad 68
1967: Edad 65
1985: Edad 70
2006: Edad 72

Renunciar a la Diócesis
1907: La Convención General de 1907 modificó el artículo I.3 de la Constitución para permitir que la diócesis del Obispo Presidente inmediatamente elija a un coadjutor para encargarse de las responsabilidades diocesanas del Obispo Presidente

1937: La disposición constitucional de 1907 se convirtió en una disposición canónica, y el Canon se cambió para requerir la elección de un coadjutor con el fin de eximir al Obispo Presidente de todos los deberes en la diócesis que necesitaba la presencia.

1943: El Canon 18 se aprobó para solicitar un obispo, en la elección como Obispo
Presidente a dimitir el puesto diocesano y jurisdicción.

Proceso de Elección
Antes de 1919: No había proceso de elección

1919:  Una enmienda a la constitución en 1919 requiere que “la Cámara de Obispos deberá elegir a uno de los obispos con jurisdicción dentro de los Estados Unidos para ser Obispo Presidente por el voto de una mayoría de todos los obispos con derecho al voto en la Cámara de Obispos, esa opción debía estar sujeta a la confirmación por la Cámara de Diputados”.

1919 a 1985: Al informar sobre su elección a la Cámara de Diputados los obispos no informaron el número de votos emitidos o el recuento de los votos de todos los candidatos en cada votación. Las deliberaciones electorales de la Cámara de Obispos no se mantuvieron por escrito.
.
1997: A principios de la Convención de 1997, el Canon sobre la elección del Obispo Presidente fue enmendado para requerir que el número de votos emitidos en cada votación sobre cada candidato sea informado a la Cámara de Diputados. Como resultado de ello, los votos en la elección de Frank Griswold como Obispo Presidente de la Cámara de Obispos, y después en esa Convención, fueron, por primera vez, después en el futuro,  fueron hecho público.

A lo largo de esta larga evolución, siempre ha estado claro que la oficina del Obispo(a) Presidente es parte de la autoridad más grande de la Convención General, no por encima de ella. Esto es a diferencia de la función de cualquier otro primado en la Comunión Anglicana. Una reafirmación de esta distinción se encuentra luego del rechazo de la expresión “arzobispo” en 1982, durante el debate sobre la adición de “primado” a la descripción del cargo.

El trabajo, la iniciación, los proyectos, y el liderazgo del Obispo(a) Presidente siempre están sujetos a la Constitución y Cánones y otras direcciones de la Convención General. La Convención General marca el rumbo de la Iglesia. Es deber del Obispo Presidente realizar la función como pastor, ejecutivo, y ser la voz profética cuyas declaraciones deben ser siempre coherentes con las de la Convención General.

Mothers’ Union acts to improve maternal health in Zimbabwe

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

[Anglican Communion News Service] The Mother’s Union in Zimbabwe has resolved to contribute to the achievement of the Millennium Development Goals by actively contributing to the country’s maternal health system.

The decision was arrived at after a Mother’s Union (MU) team’s visit to Budiriro Polyclinic, a rural health facility located in a high-density suburb on the outskirts of Harare.

In a statement to ACNS and other partners yesterday, Church and Community Mobilisation Process (CCMP) Coordinator for Harare, Lizzie Zimunya reported: “We carried out a Site visit of Budiriro Polyclinic and were able to carry out a needs analysis.”

She added, “It was then that the MU executive decided to purchase and donate some medical equipment including a blood pressure machine, a foetal Doppler and baby hampers among others.”

“The baby hamper donations will be given to the most needy mothers per month for a period of three months,” said Mrs Zimunya. “It is hoped that during this period we will be able to motivate the MU and other churches in that community to continue in their own special way this initiative.”

Mrs Zimunya explained that the Mother’s Union in Harare has chosen to be guided by practical interventions which is reflected their theme for this year of “Faith and Actions” drawn from the book of James.

“We also want to be associated with the Millennium Development Goal (MDG) number five – improving maternal health,” she said. “As a result we have been working with the City Health Department in Harare and have since decided to start off with Budiriro, the busiest and also with the highest rate in maternal deaths.”

Mrs Zimunya also said that the visit challenged her personally and that would contribute three ambulance service vouchers maternal patients who need to be referred to a hospital but cannot afford an ambulance service.

“I would want to urge my fellow Christians to be compassionate just like Christ and remember the Bible teaching – whatsoever you do to the least of my brother and sisters, you do it for me,” she said.

The donations will be made today, at a ceremony to be attended by representatives from Zimbabwe Council of Churches, Ministry of Women, Gender and Community Development, City Health Department and the equipment and service providers.

Warning over fake Facebook accounts

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

[Anglican Communion News Service] Two primates of the Anglican Communion have warned unsuspecting followers to be wary of fake Facebook profiles.

The warnings come amid concern that fraudsters are targeting Anglicans by creating false social media profiles and then using them to build up a following before asking for financial assistance or support.

Last month, the Anglican Church in Hong Kong, the Hong Kong Sheng Kung Hui, reported that “several fraudulent Facebook accounts bearing the name and picture of [Primate] Paul Kwong who claimed to the Bishop of Anglican Diocese of Hong Kong Island” had been created.

The church said that its archbishop, the Most Rev. Paul Kwong, “has no connection with the fraudulent website” and that members of the public should “be alert to internet scams and not to provide any personal information or conduct any financial transactions through the website concerned;” and it urged anybody who had given any personal information or conducted any financial transactions through the fake profiles to report it to the Police.

A similar warning has been issued by the Church of Nigeria. The Rev. Canon Ifeanyi Akunna, secretary to the primate, the Most Rev. Nicholas Okoh, said that “it has come to our knowledge that some unscrupulous persons have faked the identity of the primate and created imposter Facebook accounts bearing his picture and his name.

“These same people also use these scam Facebook accounts to defraud unsuspecting members of the public by raising money under a pretext to support some charity causes.”

He adds: “Please do not subscribe to any of these imposter Facebook accounts. They are a scam. Beware. Do not fall victim”.

The Anglican Church of Hong Kong and the Church of Nigeria have both said that their primates do not have a Facebook profile.

The Church of Nigeria said that Okoh “does not have any Facebook account and has never been on any Facebook page, including a fan page, or on any social media network.”

The Anglican Church of Hong Kong said that its archbishop “had never set up any Facebook account and had never expressed his views at the Facebook or over the internet.” The church reported the fraudulent accounts to the Facebook on July 7; but one was still operational yesterday.

Facebook did not respond to inquiries from the Anglican Communion News Service.

Los anglicanos de El Salvador llevan la delantera en la Iglesia y la sociedad respecto a la plena inclusión de los LGBT

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

Lisbeth M. Meléndez Rivera, directora de iniciativas latinas y católicas para la Campaña pro Derechos Humanos con sede en Washington, D.C., moderó un debate luego de la exhibición de “Ante Dios, somos todos familia” [Before God, We Are All Family] un documental que explora las vidas de cinco familias religiosas latinas que pasaron por alto las enseñanzas de la Iglesia para aceptar a los miembros LGBT de sus familias. El panel incluyó a Gene Robinson, obispo jubilado de Nuevo Hampshire, y a Martín Barahona, obispo de El Salvador. Foto de Lynette Wilson para ENS.

[Episcopal News Service – San Salvador, El Salvador] Cuando Cruz Torrez, el hermano de Bessy Ríos —entonces estudiante universitario— le dijo que era gay, ella estuvo tres días llorando.

En ese tiempo, Ríos, que es abogada, trabajaba de voluntaria con una organización de derechos humanos que buscaba niños perdidos que habían sido desplazados por los 12 años de guerra civil en El Salvador, y un colega le dijo: “tu hermano sigue siendo tu hermano. Lo único diferente es que tú hoy sabes algo que no sabías ayer”.

En retrospectiva, Ríos, que dirige “De la mano contigo”, un grupo de apoyo para familias de personas LGBT (homosexuales, bisexuales y transexuales) que acompaña al ministerio de diversidad sexual de la Iglesia Anglicana-Episcopal de El Salvador, creció defendiendo a su hermano, primero de su padre, que se dio cuenta de la feminidad de su hijo y amenazaba de “darle un tiro entre ceja y ceja” si era homosexual; luego de los bravucones en el terreno de juegos. Sin embargo, la confesión de su hermano la dejó pasmada. Según dijo ella, durante 15 años había ocultado su identidad.

En El Salvador y los otros países pertenecientes a la Iglesia Anglicana de la Región Central de América, o IARCA que es su sigla en español, ocultar la identidad homosexual sigue siendo algo común; la comunidad LGBT es víctima de violencia, amenazas y discriminación y esto último se arraiga profundamente en las enseñanzas católica romana y cristiana evangélica.

La homofobia, el heteroxesismo y el machismo, las actitudes culturales que motivan las creencias sociales profundamente arraigadas que alimentan el odio y la discriminación en El Salvador, son las que Ríos, las organizaciones de derechos humanos, el ministerio de diversidad sexual de la Iglesia y otros activistas se están esforzando en cambiar.

“Me enamoré de esa causa”, dijo Ríos, madre de cuatro hijos, quien además de tener un empleo de jornada completa defiende los derechos de los LGBT y coordina “De la mano contigo”

Sin embargo, crear un ministerio de apoyo a la familia, independientemente de la determinación de Ríos, ha sido un proceso lento, dijo ella, porque los miembros de la familia aún prefieren reunirse con ella por separado que en grupos, puesto que ellos también quieren proteger su privacidad y, en algunos casos, sus reputaciones de familia.

A principios de julio, Ríos compartió su historia con un grupo de 12 norteamericanos que estudian los derechos de los LGBT en El Salvador como parte de una peregrinación de LGBT organizada por la Catedral Nacional de Washington y la Escuela Global de la Fundación Cristosal.

“Esta es la primera vez que Cristosal ha participado en las cuestiones de los LGBT”, dijo Ernesto Zelayandia, coordinador de la Escuela Global, cuyo currículo fomenta la ciudadanía global. “Nuestro principal objetivo es fomentar espacios de diálogo para resolver los problemas actuales”.

Creado en 2009 el ministerio de diversidad sexual de la Iglesia Anglicana Episcopal en El Salvador ofrece un lugar para que las personas LGBT se expresen libremente, encuentren una comunidad y restablezcan una relación con un Dios amoroso en lugar de con un Dios condenatorio.

Martín Barahona, el obispo de El Salvador, era el primado de la IARCA en 2003 cuando la Diócesis Episcopal de Nuevo Hampshire eligió a Gene Robinson, jubilado en la actualidad, como el primer obispo abiertamente homosexual en la Iglesia Episcopal, una elección que conmocionó a toda la Comunión Anglicana.

“Yo fui el único obispo de América Latina que asistió a la consagración de Gene Robinson”, dijo Barahona, en una entrevista con ENS en San Salvador.

Luego de la consagración de Robinson, Barahona creó ministerios pastoralmente inclusivos en tres áreas: personas con discapacidades físicas, diversidad sexual y jóvenes en peligro (La Iglesia Anglicana Episcopal desempeñó un importante papel en negociar una tregua entre las dos pandillas más notorias de El Salvador y el obispo se ha destacado por ministrar a miembros de las pandillas).

El ministerio de diversidad sexual llegó a ser parte de la congregación del Rdo. Luis Serrano en San Juan Evangelista, en una zona de San Salvador llamada “Salvador del Mundo”, donde hay una estatua de Jesucristo que se alza sobre un planeta Tierra.

“Comenzamos por abrir los corazones, las puertas de la iglesia, y luego la comunidad comenzó a tener confianza en la iglesia, y después empezaron a venir”, dijo Barahona.

Desde el comienzo del ministerio, el obispo enfatizó la integración en la vida de la parroquia, no la creación de una segunda congregación de homosexuales.

“Les expliqué que si provienen de un ambiente discriminatorio uno no crea otro grupo de discriminación en la iglesia”, afirmó. “Ustedes son miembros de la Iglesia, y en esta ocasión recibí a más de 70 personas que querían ser episcopales”.

En tanto la cultura de EE.UU. favorece la plena inclusión e igualdad de derechos civiles para las personas homosexuales y, en consecuencia, le lleva la delantera a la Iglesia; en El Salvador la Iglesia le lleva la delantera a la cultura, dijo Robinson, durante una entrevista con ENS en San Salvador.

“[En Estados Unidos] la Iglesia de muchas maneras juega a ponerse al día; de cierto modo somos los últimos en comparecer”, dijo Robinson. “Mientras aquí en El Salvador la cultura es abrumadoramente crítica y condenatoria de las personas LGBT. Y es la Iglesia aquí la que está liderando lo que creo llegará a ser un empeño nacional para expandir e incluir a las personas LGBT en la vida de la sociedad, pero eso significa que se enfrentan a mayores dificultades.

“Son en su sentido más exacto el grano de mostaza que promete florecer y desarrollarse en algo mucho más grande y contagiar la cultura de la inclusión… una tarea mucho más intimidante en una cultura que sigue siendo tan renuente a incluir a las personas LGBT en la vida de la cultura”.

Las marchas del orgullo homosexual y las celebraciones en conmemoración de los disturbios de Stonewall en junio de 1969, que se considera en gran medida como el evento que dio lugar al movimiento de los derechos de los homosexuales en Estados Unidos, tiene lugar anualmente en todo el mundo [el sábado más cercano al] el 28 de junio. Cuatro personas fueron asesinadas este año luego de la marcha [del orgullo] homosexual en San Salvador, donde más de 4.000 personas desfilaron en defensa de los derechos de los LGBT.

El Salvador tiene uno de los índices  de asesinatos más elevados del mundo y la violencia pandilleril se ensaña sobre todo con los pobres y los marginados. Entre tanto, los delitos contra miembros de la comunidad LGBT, en particular los que se cometen contra mujeres transexuales, las más visibles y las más vulnerables, por lo general se perpetran con impunidad. Los delitos de odio y la discriminación en los centros laborales obliga a muchos miembros de la comunidad LGBT a vivir con temor y en aislamiento, para algunos eso conlleva no saber lo que significa verdaderamente ser homosexual.

La mayoría de los ministerios cristianos que sirven a la comunidad LGBT en El Salvador, incluso si existen, se concentran en la terapia de conversión, en el intento de cambiar la orientación sexual de los homosexuales.

El movimiento de conversión in El Salvador encontró eco en Mike Airhart, quien dedicó cerca de una década a la verificación de hechos y a criticar al movimiento de ex homosexuales para dos cibersitios que vigilaban esa actividad.

“A posteriori, creo que —al igual que mucha gente— dediqué demasiado tiempo a criticar los tropiezos obvios de los líderes del movimiento”, dijo Airhart, que asistió a la peregrinación como parte del grupo de la Catedral Nacional de Washington. “Creo que pasé por alto, o simplemente no tuve tiempo de atender, la labor más ubicua y menos visible de las iglesias grandes. De manera que mientras éramos de los primeros en protestar de las actividades de los activistas anti homosexuales en Uganda a principio de 2009, algunos de nosotros perdíamos de vista las enseñanzas diarias de la Iglesia que afectan a 300 millones de personas en América Latina”.

Sin embargo, a pesar de los avances logrados en Estados Unidos, el matrimonio de parejas del mismo sexo sólo es legal en 19 estados y sólo el 21 de julio el presidente Barack Obama vino a enmendar una orden ejecutiva firmada en 1967 que extendía las protecciones federales en los centros de trabajo a homosexuales y transexuales.

“En demasiados estados y en demasiados centros laborales, simplemente ser homosexual, bisexual o transexual puede ser todavía causa de despido”, dijo Obama. “Creo firmemente que es hora de que todos los estadounidenses enfrenten esta injusticia”.

En El Salvador y en otros países de Centroamérica, los hombres y mujeres homosexuales con frecuencia, aun cuando se confíen en sus amigos o familiares, mantienen una identidad heterosexual en el centro de trabajo, para no arriesgarse a discriminación o despido.

“Como homosexual y cristiano nacido en Estados Unidos en [un medio de] enorme privilegio, diría que me siento encantado del progreso que estamos presenciando en nuestro país, particularmente en lo que concierne a la igualdad matrimonial”, dijo Richard Weinberg, que hace poco dejó su puesto como director de comunicaciones en la Catedral Nacional de Washington para matricularse en un seminario.

Weinberg ayudó a crear el grupo del ministerio LGBT de la catedral en 2012. En la medida en que el movimiento LGBT ha progresado en Estados Unidos, el grupo ha comenzado a buscar maneras de apoyar a movimientos internacionales. Sin embargo, dijo Weinberg, el progreso en Estados Unidos no se compara con el sufrimiento, la indignidad y las violaciones a sus derechos humanos que experimentan a diario las personas LGBT en todo el mundo.

“Estamos hablando de [problemas de] vida o muerte, de indignidades que como cristianos estamos llamados a denunciar y a socorrer tanto como podamos”, agregó.

A principios de este año, Weinberg tomó un descanso sabático y se ofreció para servir de misionero en la Iglesia Episcopal de Costa Rica donde organizó una presentación de “Ante Dios, somos todos familia”. Fue la primera vez que el obispo de Costa Rica, Héctor Monterroso, y la Iglesia [Episcopal] de ese país tomaban medidas para acoger a la comunidad LGBT en la Iglesia (Lean la reflexión de Weinberg aquí.)

Mari Carmen Aponte, embajadora de EE.UU. en El Salvador y los embajadores de Canadá y Alemania asisten a la exhibición de “Ante Dios, somos todos familia”, en el Museo Nacional de Antropología en San Salvador a la que asistieron más de 70 personas. Foto de Lynette Wilson para ENS.

Durante la peregrinación, la Fundación Cristosal y la Campaña pro Derechos Humanos con sede en Washington, D.C., organizaron un exhibición de la película en el Museo Nacional de Antropología en San Salvador al que asistieron más de 60 personas.

El documental explora las vidas de cinco familias religiosas latinas que se sobrepusieron a las enseñanzas de la Iglesia para aceptar a los miembros LGBT de sus familias.

El filme busca abordar la injusticia y fomentar el diálogo, dijo Lisbeth M Meléndez Rivera, directora de iniciativas latinas y católicas en la Campaña pro Derechos Humanos con sede en Washington, D.C.

“Al colaborar con comunidades religiosas locales podemos mostrar una perspectiva diferente, que hable de una Iglesia inclusiva, que expande su alcance y abre sus puertas a todos en oposición a la narrativa que predomina en la actualidad, que es excluyente y que acentúa el aislamiento de las comunidades marginadas, lejos de nuestros hogares espirituales o religiosos”, dijo Meléndez Rivera.

“Ante Dios es también una forma magnífica de mostrar que nuestros parientes pueden ciertamente lograr aceptación tanto en el seno de la familia como en el medio religioso en lo que toca a nuestras complejidades, incluida nuestra orientación o identidad sexual”, añadió.

Para Ríos, aceptar la identidad sexual de su hermano la condujo a su propio activismo. Además de realizar trabajos de abogacía gratuitos, escribe un blog sobre feminismo y diversidad sexual para El Faro, un servicio investigativo de noticias por Internet.

Al final, como fue la experiencia de Robinson con sus propios padres, “el amor se impone”; sin embargo, a veces las familias necesitan tiempo. Durante una sesión de preguntas y respuestas que siguió a la exhibición de la película, Robinson instó a los presentes a darles a sus familias tiempo para llegar a persuadirse. Lea la reflexión de Robinson sobre la visita aquí.

El tiempo parece haber desempeñado un papel positivo en las otras iglesias de Centroamérica también. Durante el último sínodo de la IARCA en El Salvador, el ministerio de diversidad sexual hizo una presentación a los obispos de Guatemala, Nicaragua, Panamá y Costa Rica, las otras iglesias anglicanas episcopales de Centroamérica. La reunión indicaba un cambio de las actitudes prevalecientes in 2003, según los que asistieron.

El ministerio acoge a los salvadoreños LGBT de todas las procedencias religiosas, y estimula a los que pertenecen a otras denominaciones a compartir sus enseñanzas. Durante una reunión dominical, más de 30 personas se congregaron para compartir su experiencia de ser homosexuales en El Salvador. Un hombre, que había sido durante mucho tiempo miembro del grupo y había estado ausente durante un par de años, compartió su experiencia como diácono catolicorromano, [ministerio] en el que predicaba contra su propia identidad. Otro habló acerca de su carrera diplomática y cómo casi llegó a casarse con una mujer para conservar las apariencias y avanzar en su carrera.

Durante más de cinco años desde que el ministerio comenzó, sus miembros dicen que no siempre ha sido fácil, y que a veces ha resultado difícil atraer a una lesbiana, algunas de las cuales se sienten acogidas en sus propias comunidades de fe, así como otras que se identifican intensamente con el feminismo y rechazan la naturaleza patriarcal de la Iglesia. Sin embargo, para los que han encontrado un hogar en el ministerio, éste les proporciona un lugar seguro no sólo donde pueden responder a sus necesidades espirituales, sino también donde pueden explorarse los problemas emocionales y otros asuntos de salud, y donde las personas se reúnen en busca de modos de minimizar la discriminación y otros estigmas sociales.

El Rdo. diácono Josh Shipman y la Rda. Josefina Beecher le ofrecen la comunión a Eduardo Mazariego durante un oficio en la iglesia anglicana de San Romero. Shipman, estudiante del Seminario del Sudoeste, viajó a El Salvador para estudiar los derechos de los LGBT con ayuda de una subvención de SCOM o Consulta para la Misión del Seminario, foto de Lynette Wilson para ENS.

“Vine aquí por un amigo, que me pidió que viniera… y decidí venir porque creía que era un lugar donde podía encontrar a Dios y en verdad ser yo mismo. Ésta ha sido una gran oportunidad para mí de madurar como persona, como profesional y también como miembro de la comunidad homosexual”, dijo Eduardo Mazariego, miembro del grupo que se reúne semanalmente en la iglesia de San Juan Evangelista en San Salvador.

El ministerio de la Iglesia, agregó, es importante para El Salvador porque hay muchísimas personas en la comunidad LGBT que se sienten rechazadas por la sociedad y por Dios, y que [creen que] su orientación sexual está en contra de las enseñanzas de la Iglesia.

“Este ministerio es realmente importante para mi país porque yo no sabía montones de cosas respecto a ser gay, hay muchísimas personas que no saben que tenemos razón, que realmente nacimos así porque Dios lo quiso, de manera que yo creo que este ministerio es en verdad una gran oportunidad para que El Salvador se abra a las personas homosexuales”, afirmó Mazariego. “Yo nací en una familia católica y ellos [mis familiares] creen que ser gay es un pecado”.

Antes de llegar a formar parte del grupo, Mazariego contó que él creía que el concepto de orientación sexual era, para él, una elección.

“Cuando era un niñito solía decir que yo estaba equivocado porque mi orientación sexual estaba en contra de lo que Dios quería”, dijo él. “Vine aquí en busca de esperanza, de un lugar donde pueda hablar con personas como yo y, en verdad, cuando vengo aquí entiendo realmente quién soy y lo que significa ser gay”.

– Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service.

Conmemoran las ordenaciones de las 11 de Filadelfia con llamados a proseguir la obra de la justicia

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

Entre los que asistieron a la celebración del 26 de julio en Filadelfia se encontraban algunos que han hecho historia. En esta foto, de izquierda a derecha, la Rda. Alison Cheek (de las 11 de Filadelfia), el obispo jubilado de Costa Rica Antonio Ramos (que participó en la imposición de manos en la ordenación de las 11 de Filadelfia), la Rda. Carter Heyward (de las 11 de Filadelfia), la obispa primada Katharine Jefferts Schori (cuya elección en 2006 la convirtió en la primera primada de la Comunión Anglicana), la Rda. Merrill Bittner (de las 11 de Filadelfia), la Rda. Betty Powell (una de las cuatro que fueron ordenadas en Washington, D.C. en septiembre de 1975), la Rda. Marie Moorefield Fleischer (de las 11 de Filadelfia), la Rda. Nancy Wittig (de las 11 de Filadelfia) y Barbara Harris, obispa sufragánea jubilada de Massachusetts (que este año celebra el 25º. Aniversario de su consagración como la primera obispa de la Comunión Anglicana). Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS

Un cronograma interactivo de la historia de la ordenación de mujeres en la Comunión Anglicana puede verse aquí.

[Episcopal News Service – Filadelfia, Pensilvania] Una jubilosa celebración del 40º. Aniversario de la ordenación sacerdotal de mujeres el 26 de julio incluyó llamados a las personas a realizar el sueño de una Iglesia Episcopal —y una sociedad— más igualitaria y menos patriarcal que encarnara las ordenaciones de las 11 de Filadelfia y que exige mucha más labor.

“Me pregunto por qué no podemos acelerar la obra de la justicia sexual y las opresiones a que se enfrenta en los días y años por venir”, dijo Fredrica Thompsett Harris, profesora emérita de la cátedra de Teología Histórica Mary Wolfe en la Escuela Episcopal de Teología, durante su discurso que sirvió de apertura para celebrar las ordenaciones de 11 mujeres diáconos que tuvo lugar aquí, en la iglesia del Intercesor [Church of the Advocate] el 29 de julio de 1974. “Eso sería una manera de honrar a nuestras valerosas hermanas y a aquellos que las apoyaron”.

Las Rdas. Merrill Bittner, Alison Cheek, Alla Bozarth, Emily C. Hewitt, Carter Heyward, Suzanne R. Hiatt, Marie Moorefield, Jeanette Piccard, Betty Bone Schiess, Katrina Welles Swanson y Nancy Hatch Wittig fueron ordenadas ese día en 1974, poco más de dos años antes de que la Convención General de la Iglesia Episcopal diera su autorización explícita para que las mujeres llegaran a ser sacerdotes.

Daniel Corrigan, obispo sufragáneo jubilado de Colorado; Robert L. DeWitt, obispo jubilado de Pensilvania y Edward R. Welles II, obispo jubilado de Misurí Occidental y padre de Katrina Wells Swanson, fueron los obispos ordenantes. A ellos se sumó Antonio Ramos, obispo de Costa Rica, el único de los cuatro que entonces ejercía jurisdicción en la Iglesia. Ramos no participó en la ceremonia de ordenación, pero se unió en la imposición de manos.

El grupo “40 años ordenadas – 2,000 años en el ministerio”, organizado por la Diócesis de Pensilvania en conjunción con otros a través de la Iglesia, concibió la celebración del 26 de julio no sólo para conmemorar las ordenaciones de las 11 de Filadelfia —y las de las cuatro de Washington el 7 de septiembre de 1975 en la iglesia episcopal de San Esteban y la Encarnación [St. Stephen and the Incarnation] en Washington, D.C.—, sino también para celebrar el ministerio de todas las mujeres, laicas y ordenadas, en el pasado, el presente y el futuro. La reunión incluyó la Santa Eucaristía en la iglesia del Intercesor, seguida por una recepción en medio de una muestra de los diversos ministerios en que participan las mujeres.

Acelerar el progreso hacia la justicia sexual y eliminar otras opresiones interconectadas sería un buen modo de honrar a las primeras mujeres ordenadas al sacerdocio en la Iglesia Episcopal, dice Fredrica Harris Thompsett, profesora emérita de la cátedra de Teología Histórica en la Escuela Episcopal de Teología, durante su discurso de apertura el 26 de julio. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

“Este tributo no debe rendirse con la exclusión de otros”, dijo Harris Thompsett durante su discurso de apertura. “No debe sentimentalizarse con una teología de tarjetas postales de Hallmark, ni trivializarse mediante la invocación de un Dios demasiado pequeño, una divinidad complaciente, no controversial y comprometida a medias”.

Ella le presento tres desafíos a las aproximadamente 230 mujeres que asistieron al simposio. El primero era honrar a las primeras ordenaciones de mujeres haciéndose “mucho más insistentes promotoras del bautismo como la más importante de las órdenes sagradas”, advirtiendo contra lo que llamó “esa espantosa teología de uso cotidiano” que supone que los diáconos, los presbíteros y los obispos están de algún modo más conectados con Dios y llamados a ser más proféticos que los laicos.

El segundo desafío era vivir verdaderamente en “la naturaleza encarnada de la teología anglicana”, que enfatiza la bondad de toda la creación y que el Cristo encarnado mora en nosotros y nosotros en él. Todo el mundo, deben afirmar sus cuerpos “como vehículos sagrados de autoridad espiritual”.

El tercer desafío de Harris Thompsett fue muy específico, un llamado a convertir la Cámara de Obispos en un 30 por ciento femenino en los próximos 10 años. Eso significaría elegir unas 50 o más “obispas de elevada y diversa preparación”, apuntó. Llevar eso a cabo exigiría que se prestara más atención a la discriminación y a los puros formalismos en todos los procesos de búsqueda, incluidos los del episcopado, añadió.

El simposio, en la Universidad de Temple, también incluyó un panel de mujeres laicas y ordenadas que respondieron al discurso de Harris Thompsett. Entre las participantes se encontraban la obispa Carol Gallagher, las Rdas. Miguelina Howell, Pamela Nesbit y Sandye Wilson y la educadora y asistente social Nokomis Wood. La Muy Rda. Katherine H. Ragsdale, deana y presidente de la Escuela Episcopal de Teología. Wittig, miembro de las 11 de Filadelfia clausuró el simposio con una meditación.

Wilson, rectora de la iglesia de San Andrés y la Santa Comunión [St. Andrew and Holy Communion] en South Orange, Nueva Jersey, se hizo eco de comentarios hechos por sus compañeras panelistas y por Harris Thompsett acerca de las opresiones interconectadas. Durante años las mujeres negras fueron invisibles en la Iglesia Episcopal, afirmó.

“Cuando hablan de mujeres, se refieren a mujeres blancas, y cuando hablan de negros, se refieren a hombres”, dijo ella, agregando que “tenemos que mencionar estas cosas, porque si no las mencionamos, estamos condenados a repetirlas”.

Wilson, que fue la cuarta afroamericana ordenada en la Iglesia Episcopal, dijo “debemos cerciorarnos de que estamos acogiendo a todos y que nadie se queda fuera o se queda atrás, que la mesa está puesta para todo el mundo y que nadie en un comité tenga que abogar a favor de un grupo o de otro”.

Ragsdale le dijo al simposio que ella había oído un tema recurrente acerca de la “celebración de la diversidad junto con la dolorosa y… afrentosa e irritante realidad de cuán lejos aún tenemos que llegar en la Iglesia y en el mundo para celebrar realmente esa diversidad” y la justicia que debe acompañarle.

Añadió que ella también había oído un llamado a que las personas valoraran las cuatro órdenes del ministerio y a que reconocieran que los ordenados debían escuchar los relatos de la obra hecha por los laicos fuera de las puertas de la iglesia y facultar a esos ministros a llevar adelante [esa labor].

La obispa primada Katharine Jefferts Schori durante su sermón en la iglesia del Intercesor usa un par de zapatos rojos de tacones altos para ilustrar las expectativas que recaen sobre las mujeres ordenadas. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

La obispa primada Katharine Jefferts Schori, al predicar en la celebración eucarística, que también presidió más tarde ese día, dijo que toda la Iglesia Episcopal agradece que las mujeres sirvan ahora en todas las órdenes del ministerio. Mientras la congregación de unas 600 personas manifestaba su aprobación con un clamoreo, ella se dio vuelta en el púlpito ornamentado y le hizo una profunda reverencia a las cinco miembros de las 11 de Filadelfia y a una de las cuatro de Washington que participaban en la eucaristía.

Jefferts Schori le recordó a la congregación que a las mujeres sacerdotes les habían dicho que no debían usar tacones altos ni aretes pendientes en el púlpito ni en el altar. Luego de mostrar un par de zapatos rojos de altos tacones, dijo “las mujeres en todas las órdenes del ministerio —bautizadas, diáconas, presbíteras y obispas— pueden andar hoy con orgullo, con cualquier clase de zapatos que quieran llevar, debido a lo que sucedió hace 40 años”.

“Podemos andar orgullosamente, aunque todavía no disfrutemos de la plena igualdad, sabiendo que las filas de los que andan en solidaridad están expandiéndose”.

“Intenten caminar en los zapatos de las mujeres abusadas y de las mujeres víctimas de la trata. Marchen a Sión cargando a los niños que nacen y padecen en medio de la guerra”, dijo la Obispa Primada. “Recojan a las muchachas que se casan antes de crecer, recojan a las escolares aún desaparecidas en Nigeria, y reúnan a todos los que malgastan sus vidas en la guerra y en la prisión. Marchen audazmente, proclamando las buenas nuevas a todos los marginados, y llámenlos a la mesa de Dios, a la fiesta de la Sabiduría”.

El vídeo y el texto del sermón de la Obispa Primada puede encontrarse aquí.

De las 11 miembros de las ordenaciones de 1974, las asistentes a la celebración fueron las Rdas. Alison Cheek, Carter Heyward, Merrill Bittner, Marie Moorefield Fleischer y Nancy Wittig.

Antonio Ramos, el obispo jubilado de Costa Rica, que asistió a las ordenaciones de Filadelfia pero no participó en la imposición de manos de ese día, desfiló en la procesión junto con las mujeres, como lo hizo la Rda. Betty Powell, una de las cuatro de Washington, y Barbara Harris, la obispa sufragánea jubilada de Massachusetts, que este año celebra el 25º. Aniversario de ser la primera obispa de la Comunión Anglicana.

Al hablar durante el tiempo de los anuncios, Ramos le dijo a la congregación que el 29 de julio de 1974 “decidimos desobedecer la orden de la Iglesia por el bien de las órdenes de la Iglesia”.

“Decidimos ponerle fin a una serie de cánones discriminatorios para hacer todas las órdenes de la Iglesia igualmente inclusivas para hombres y mujeres”, expresó.

El obispo provisional de Pensilvania, Clifton Daniel (“Dan”) llevaba un año de sacerdote cuando decidió participar en las ordenaciones de Filadelfia (con frecuencia a los sacerdotes se les invita a unirse con el obispo ordenante en el momento de la imposición de manos). Él le recordaba a los reunidos que, si bien las ordenaciones cambiaron la historia de la Iglesia Episcopal, fue también un acontecimiento muy personal para las 11 ordenandos.

“En ese tiempo, creo que teníamos un sentido muy diferente de lo que estaba en juego para nosotros y de cuánto teníamos que ganar o perder”, dijo Heyward a ENS en una entrevista. “Yo sólo sabía que era un paso importante a dar partiendo de donde estaba la Iglesia y de donde yo estaba en mi vida”.

En la misma entrevista, Cheek dijo que ya ella había adquirido muchísima más conciencia después de su ordenación. “Fue un momento verdaderamente decisivo en mi vida y creo que eso sucedió porque unos cuantos grupos de personas oprimidas se acercaron a nosotras y querían que fuésemos a celebrar para ellos”, agregó.

La Rda. Merrill Bittner, una de las 11 de Filadelfia que fueron homenajeadas en la celebración del 40º. Aniversario el 26 de julio, da la comunión en el oficio eucarístico. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

Además de experimentar los típicos sentimientos de una persona que se prepara para la ordenación y luego es ordenada, el antes y el después, las mujeres recibieron un barraje de críticas que llegaron a las abiertas amenazas. Las insultaron, examinaron su apariencia y sus voces y las encontraron defectuosas, así como sus personalidades e intelectos. A algunas les dijeron que podrían resultar útiles a la Iglesia porque sería mejor verlas en el púlpito que a los rectores viejos y feos. Las acusaron de ser inmorales y autocomplacientes. Una recibió un cordel de pescar con la sugerencia de que lo utilizara para ahorcarse, según cuenta Darlene O’Dell en su nuevo libro La historia de las once de Filadelfia [The Story of the Philadelphia Eleven].

El día de las ordenaciones, se pusieron cubos de agua a lo largo de las paredes de la iglesia en caso de que estallaran bombas incendiarias, agentes de la policía vestidos de civil se encontraban entre los 2.000 asistentes, un autobús lleno de policías estaba estacionado en la calle y la congregación incluía un grupo de lesbianas radicales, algunas de las cuales estaban entrenadas en control de disturbios y en karate, escribió O’Dell.

El camino a la iglesia del Intercesor y más allá.
Cuando, después de años de conflicto y rechazo, las 11 de Filadelfia quebrantaron la prohibición tradicional contra la ordenación de mujeres al presbiterado de las iglesias Anglicana y Episcopal, entraron en una especie de limbo. No había ningún canon en el derecho canónico que prohibiera específicamente el sacerdocio de las mujeres, como no había ningún canon que dijera que sólo los hombres podían llegar a ser sacerdotes.

Sin embargo, los cánones sí describían, y aún describen, un proceso conducente a la ordenación, primero al diaconado transicional y luego al presbiterado. El último paso de ese proceso antes de la ordenación sacerdotal era la aprobación del comité permanente de la diócesis de donde se provenía. Para las mujeres, eso nunca ocurrió.

En tanto las 11 habían pasado a través del proceso canónico para la ordenación al diaconado (que sólo había estado abierto a la mujeres desde 1970), sólo una de ellas había recibido la necesaria aprobación del Comité Permanente para la ordenación sacerdotal, pero su obispo había rehusado ordenarla. El obispo de otra de ellas dijo que la ordenaría si el Comité Permanente la aprobaba, pero éste no lo hizo.

Ninguno de los ocho obispos que tenían autoridad sobre las 11 estuvo de acuerdo con las ordenaciones, y el obispo de Pensilvania objetó que las ordenaciones tuvieran lugar en esa diócesis. Los obispos en la Iglesia Episcopal sólo tienen que ordenar a las personas que han pasado por el proceso de ordenación en sus diócesis, o deben obtener el permiso del obispo que supervisó ese proceso. Por consiguiente, se consideraba que los obispos que ordenaron a las 11 de Filadelfia habían violado el derecho eclesiástico tanto como la tradición.

La Rda. Renee McKenzie, vicaria y capellana de la iglesia del Intercesor, saluda, durante el rito de la paz, al Rdo. Charles V. Willie, que predicó en las ordenaciones de las 11 de Filadelfia. Willie era vicepresidente de la Cámara de Diputados y miembro del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal en el momento de las ordenaciones, pero renunció a ambos cargos como protesta cuando, tres semanas después, la Cámara de Obispos invalidó las ordenaciones. Willie leyó una de las lecturas durante la eucaristía del 26 de julio. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

El 25 de agosto de 1974, la Cámara de Obispos, convocó a una reunión de emergencia que, por momentos, resultó rencorosa y confusa, denunció las ordenaciones y declaró que “no se habían cumplido las condiciones necesarias para una ordenación válida al presbiterado en la Iglesia Episcopal”. En efecto, dijeron los obispos, no ha sucedido nada en la iglesia del Intercesor y las 11 seguían siendo diáconas —a quienes [los obispos] les ofrecían atención pastoral.

Se presentaron cargos contra los obispos ordenantes y se tomaron medidas, tanto eclesiales como de otra índole, para impedir que las mujeres ejercieran sus ministerios sacerdotales.

No obstante, el movimiento de la ordenación de mujeres continuó. George W. Barrett, obispo de Rochester, que renunciaría años después, ordenó cuatro mujeres al diaconado el 7 de septiembre de 1975, en la iglesia de San Esteban y la Encarnación [St. Stephen and the Incarnation] en Washington, D.C., a pesar de que el obispo de Washington, William F. Creighton, rehusara autorizar el evento, al cual asistieron unas 1.200 personas, entre ellas unos 50 sacerdotes. Las Rdas. Lee McGee, Alison Palmer, Betty Powell, todas de Washington, D.C., y la Rda. Diane Tickell de Anchorage, Alaska, llegaron a ser conocidas como las cuatro de Washington.

En septiembre de 1976, la Convención General aprobó la ordenación de mujeres al presbiterado y al episcopado, añadiéndole una nueva sección a los cánones de la Iglesia que tratan de la ordenación y que dice: “Las disposiciones de estos cánones para la admisión de Candidatos, y para la Ordenación a las tres órdenes: obispos, presbíteros y diáconos, se aplicarán por igual a hombres y mujeres”.

La Cámara de Obispos, durante la convención de 1976, al principio dictaminó que las 11 de Filadelfia y las cuatro de Washington tenían que ser re-ordenadas, calificando tales ordenaciones de “condicionales”, semejantes al bautismo condicional que se permite en situaciones de emergencia cuando uno no está seguro de si una persona está bautizada. Las mujeres dijeron que ellas rehusaban ser re-ordenadas y, al día siguiente, los obispos aprobaron por unanimidad una ceremonia de “finalización” que pasaría por alto la imposición de manos.

La Rda. Betty Powell, una de las cuatro de Washington que fueron ordenadas en septiembre de 1975 y que fue homenajeada durante la celebración del 40º. Aniversario el 26 de julio, asperja a la congregación durante la eucaristía que enfatizó el ministerio de todos los bautizados. Las seis mujeres de las primeras ordenadas al sacerdocio que asistieron al oficio asperjaron a la congregación con agua de la pila bautismal. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

La historia no se había acabado aún. En octubre de 1977, la Cámara de Obispos adoptó “Una declaración de conciencia” que afirmaba que “A ningún obispo, sacerdote o laico debía obligársele o castigársele de alguna manera, ni debía sufrir ninguna discapacidad canónica como resultado de su objeción de conciencia o de su apoyo a las decisiones de la Convención General respecto a la ordenación de mujeres al sacerdocio o al episcopado”.

El texto surgió de una reunión que comenzó con un pronunciamiento del obispo primado John Allin en que decía que él creía “que las mujeres pueden ser sacerdotes tal como podrían ser padres o esposos”, y se mostró dispuesto a renunciar como Obispo Primado. La Cámara de Obispos ratificó el liderazgo de Allin y adoptó la “cláusula de conciencia” que apareció en una carta pastoral que se publicó después de la reunión.

Puesto que la cláusula nunca fue adoptada por la Cámara de Diputados, no tuvo ninguna autoridad canónica, pero un puñado de obispos y sus diócesis la utilizaron para excluir a las mujeres del sacerdocio por 33 años más.

Un cronograma más completo de la historia de la ordenación de mujeres en la Comunión Anglicana puede verse aquí.

Una ojeada estadística a las mujeres ordenadas en la Iglesia Episcopal en la actualidad

  • El informe anual 2014 del Grupo de Pensión de la Iglesia arroja 2.471 mujeres ordenadas que participan en el plan de pensión del clero, en comparación con 4.188 hombres.
  • El clero masculino compone el 62 por ciento de los clérigos empleados de reciente ordenación, según el último Informe del Estado del Clero de 2012.
  • El clero femenino recién ordenado gana entre $1.000 y $7.000 menos que el clero masculino de la misma edad. También, según la edad del clero femenino aumenta, la compensación disminuye de manera uniforme. Además, las mujeres pueden esperar un aumento de salario por debajo de $1.766 cuando cambian de cargos parroquiales.
  • El informe califica esta diferencia de “notable” y dice que revela “significativas desigualdades estructurales que confronta el clero femenino cuando busca nuevos empleos”.
  • “Nuestros resultados revelan que las mujeres en el clero reciben sistemáticamente menos compensaciones [económicas] que los hombres cuando asumen nuevos empleos, independientemente del tipo de parroquia en el que presten servicios”, termina diciendo el informe.

También para 2012, el informe anual de la compensación del clero del Grupo de Pensión de la Iglesia mostraba que

  • la compensación media de jornada completa para los sacerdotes varones, parroquiales y no parroquiales, era de poco más de $10.000 por encima de la compensación de las mujeres sacerdotes ($75.747 para los 3.455 hombres y $65.438 para las 1.827 mujeres).
  • La compensación media de jornada completa para sacerdotes varones con antigüedad era de $103.660, en tanto la de las sacerdotes mujeres con igual antigüedad era de $93.566 (había 572 hombres y 138 mujeres en esa categoría).

Los organizadores de la celebración les obsequiaron abanicos de cartón conmemorativos a cada una de las más de 600 personas que acudieron el 26 de julio a la iglesia del Intercesor en Filadelfia para festejar las ordenaciones sacerdotales de 11 diáconas el 29 de julio de 1974, poco más de dos años antes de que la Convención General de la Iglesia Episcopal autorizara el ingreso de las mujeres en el presbiterado. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

Lea más sobre el tema:The Story of the Philadelphia Eleven, Darlene O’Dell, (Seabury Books, 2014).

Looking Forward, Looking Back: Forty Years of Women’s Ordination, Fredrica Harris Thompsett, editor, (Moorehouse Publishing, 2014).

The Spirit of the Lord is Upon Me: The Writings of Suzanne Hiatt, Carter Heyward and Janine Lehane, editores, (Seabury Books, 2014)

Forty Firsts, una serie de Episcopal Commons y la Diócesis de Los Ángeles en conmemoración del 40º. Aniversario.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Urgentes llamados a la paz en la tierra del Único Santo

ENS Headlines - Friday, August 1, 2014

Personal medico en el hospital Ahli Arab en Gaza reciben a un paciente en la institución dirigida por la Diócesis Episcopal de Jerusalén.

[Episcopal News Service] Líderes religiosos y políticos han redoblado sus demandas de un permanente cese al fuego al conflicto de tres semanas de duración entre Israel y Hamás, en el que el número de bajas asciende 7.000, y las víctimas mortales llegaban [el miércoles 30] a 1.200.

“La continua e intensificada violencia en la tierra del Único Santo, la matanza de inocentes por acciones de ambas partes, y la rigidez y ausencia de un verdadero liderazgo político está haciendo llorar al mundo”, escribió la obispa primada Katharine Jefferts Schori en una declaración que envió por correo electrónico a ENS. “Dios también llora, mientras el hermano mata al hermano. ¿Permitiremos que Caín y Abel representen su acto breve y belicoso, o exigiremos un fin de esta depravación? Nadie vivirá en paz en el Oriente Medio —ni en el mundo— mientras esta carnicería prosiga. Oren por la paz, alberguen al inocente, apoyen toda respuesta humanitaria e insistan en que se ponga fin a esta inhumanidad”.

Desde que su Operación Borde Protector comenzara el 8 de julio, Israel ha intensificado el bombardeo de Gaza en respuesta a las acciones de Hamás, el movimiento de militantes islámicos que controla Gaza y continúa lanzando misiles contra Israel. Varios intentos de llegar a un cese al fuego han fracasado.

El 29 de julio, la única planta eléctrica de Gaza resultó destruida mientras Israel atacaba blancos vinculados a Hamás. Entre tanto, Israel sigue interceptando misiles sobre las regiones sur y central del país. Cincuenta y tres soldados israelíes y más de 1.200 palestinos, la mayoría civiles, han muerto en el conflicto.

“Al igual que tantos episcopales y otras personas que han estado en estrecho contacto con el gobierno de EE.UU. a través de estas últimas semanas tenebrosas, me siento agradecido del justo y determinado liderazgo del secretario de Estado John Kerry y de otros líderes mundiales para lograr un cese al fuego, pero profundamente frustrado de que esos empeños no hayan dado hasta ahora ningún fruto significativo”, dijo a Episcopal News Service Alexander Baumgarten, el director de relaciones gubernamentales de la Iglesia Episcopal.

“Lo más importante que los episcopales pueden hacer en el momento es lo que muchos han estado haciendo: orar sin cesar, apoyar los ministerios de la Diócesis de Jerusalén en Gaza y en cualquier parte y retar a nuestros líderes políticos a que exijan la paz y se muestren solidarios tanto con los israelíes como con los palestinos que anhelan la paz y están pagando el inimaginable costo de continuar la guerra”, añadió. “Si viene, y cuando venga, un cese al fuego, la obra de los pacificadores será tan urgente como siempre, y una paz justa y duradera sólo puede lograrse a través de una solución negociada entre israelíes y palestinos que ofrezca dos estados seguros y viables para dos pueblos”.

El Rdo. Canónigo John Organ, hablando por teléfono desde Jerusalén Oriental, donde sirve de capellán al obispo anglicano en Jerusalén Suheil Dawani, conviene en que el camino a la paz es a través de una solución de dos estados, un objetivo que la Iglesia Episcopal y muchas de las provincias de la Comunión Anglicana han apoyado durante mucho tiempo.

“No ayuda el estar a favor de éste y en contra del otro”, dijo Organ. “Debemos ser pro israelíes y pro palestinos. No tenemos que tomar partido. Pero sí tenemos que estar a favor de la justicia y en contra de esta ocupación”.

El arzobispo de Cantórbery, Justin Welby, en una declaración el 29 de julio, dijo que “sólo una costosa y franca búsqueda de la paz entre israelíes y palestinos puede proteger a las personas inocentes, a sus hijos y a sus nietos, de una violencia que cada vez será peor… Debemos clamarle a Dios y golpear las puertas del cielo y orar por la paz y la justicia y la seguridad”.

En Gaza, el hospital Ahli Arab, una institución de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, ha seguido, a pesar de todas las adversidades, ofreciendo atención médica de emergencia para muchos de los heridos, mientras su personal trabaja sin parar, poniendo sus propias vidas en peligro para el bien de otros.

Organ, que habla diariamente con Suheila Tarazi, la directora del hospital, dijo que el 29 de julio gran parte del personal no pudo llegar al hospital porque resultaba demasiado peligroso para ellos viajar desde sus casas, pero que hoy ya esas personas se encuentra en las instalaciones y les han aconsejado que no salgan. “El hospital está trabajando a plena capacidad y sin parar, admitiendo nuevos pacientes mientras sea posible hacerlo”, explicó.

A través del apoyo de la Diócesis Episcopal de Jerusalén y de varios asociados, el hospital recibió el 29 de julio 5.000 litros de combustible para su generador, un recurso de importancia capital para el funcionamiento de equipo médico de salvamento, especialmente después de la destrucción de la planta eléctrica.

El obispo Barry Howe de Misurí Occidental, dijo que a través del hospital “la Iglesia Episcopal estaba allí para ofrecer curación y el abrazo de la compasión a todos los hijos de Dios”.

Howe, como presidente de la junta administrativa de los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, (AFEDJ, por su sigla en inglés) dijo que, “nos sentimos muy agradecidos por la desbordada muestra de apoyo en este momento crítico. El 100% de cada donación se dedica a los que sufren y a apoyar a las personas que se ocupan de sus necesidades”.

En su boletín del 29 de julio, los AFEDJ reportaron que una parte del muro exterior del hospital había sido destruida y que la principal línea de vapor del hospital había resultado averiada, lo cual significa que ahora no hay agua caliente. Al parecer, grandes trozos de metralla han alcanzado habitaciones de pacientes y el lavadero.

“Hay una necesidad inmediata de reparaciones para garantizar la seguridad de los pacientes”, decía el boletín.

“El Hospital Al Ahli se ha convertido en un refugio de familias que están sufriendo, que se encuentran sin hogar y que tienen miedo”, dijo Anne Lynn, presidente de AFEDJ, en un correo electrónico a ENS. “Los médicos, las enfermeras y el personal de apoyo en el Hospital Al Ahli, pese al cansancio y al temor, pese a las condiciones deplorables y a los apagones crónicos, siguen ofreciendo atención compasiva a todos y cada uno de los pacientes. Ellos merecen, y tienen, nuestro respeto, nuestras oraciones y nuestro apoyo.

Welby expresó su “mayor admiración” por todos los que participan en los empeños humanitarios sobre el terreno en Gaza, “en particular el equipo médico y el personal del Hospital Al Ahli Arab. Proporcionar alivio y amparo a esos desplazados es una expresión tangible de nuestro cuidado e interés, e insto a todas las parroquias y la diócesis de la Iglesia de Inglaterra, así como de la Comunión [Anglicana] en general, a orar por ellos y a respaldar el llamamiento de urgencia de la Diócesis de Jerusalén”.

La Diócesis Episcopal de Jerusalén lanzó un llamamiento de urgencia para el hospital el 14 de julio, en tanto Ayuda y Desarrollo Episcopales alentaba un constante apoyo a través de su Fondo del Oriente Medio.

Welby dijo: “Si bien la ayuda humanitaria para esos civiles más afectados es una prioridad, especialmente las mujeres y los niños, debemos reconocer también que este conflicto subraya la importancia de renovar un compromiso con el diálogo político en una amplia búsqueda de paz y seguridad, tanto para Israel como para los palestinos. El ciclo destructivo de la violencia ha causado un sufrimiento inenarrable y amenaza la seguridad de todos”.

Jerusalén, a unos 80 kilómetros de la franja de Gaza, ha sido un lugar muy diferente —lleno de la tensión del miedo— desde que comenzó la ofensiva, dijo Organ a ENS.

A fines de la semana pasada, Organ regresaba conduciendo a Jerusalén a través de Cisjordania y, justo antes de llegar a Nablus, se encontró con una manifestación de protesta por el conflicto. “Luego, de repente, hubo disparos y varios palestinos murieron. Tuvimos que conducir a través de los incendios y de los escombros”, señaló. “De manera que estamos rodeados por esto. La pérdida de vidas de ambas partes es trágica”.

Además de dirigirse a los militantes de Hamás, los ataques aéreos israelíes han intentado destruir una red de túneles que entran y salen de Gaza, zona a la que Israel y Egipto le han impuesto un bloqueo desde 2007. El gobierno israelí dice que no detendrá la ofensiva hasta que los túneles sean destruidos y Hamás ha dicho que no dejará de lanzar misiles a Israel hasta que termine el bloqueo.

A principios de esta semana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu prometía una larga campaña en Gaza, diciendo que la región tenía que desmilitarizarse a fin de proteger a Israel. “No terminaremos la operación en Gaza sin neutralizar los túneles del terror, que tienen el solo propósito de destruir a nuestros ciudadanos, de matar a nuestros hijos”, afirmó.

Entre tanto, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina informó que algunos miembros de su personal habían sido muertos y que la ONU tiene actualmente a su cuidado a 182.604 palestinos en sus 82 albergues en Gaza.

La Operación Borde Protector de Israel comenzó luego de una intensificación de los ataques de misiles de los militantes. La violencia estalló después del secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes y del subsecuente secuestro y asesinato de un muchacho palestino en represalia.

El arzobispo Thabo Makgoba de la Iglesia Anglicana de África del Sur, calificó al conflicto en Gaza de “insensato e innecesario”.

“Ninguno traerá la paz y la seguridad a Israel y Palestina, en particular cuando conlleva el uso despiadado de la fuerza bruta que se ha empleado en la última semana”, dijo él en un comunicado el 29 de julio, añadiendo: “únanse a los que piden que las breves suspensiones de hostilidades se conviertan en un permanente cese al fuego”.

Suheil Dawani, obispo anglicano en Jerusalén, junto con los patriarcas y jefes de iglesias han pedido “a ambas partes un inmediato cese al fuego y la urgente reanudación de las conversaciones de paz”.

– Matthew Davies es redactor y reportero de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Episcopal Church trust funds update

ENS Headlines - Thursday, July 31, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Episcopal Church Treasurer and Chief Financial Officer N. Kurt Barnes announced that the Domestic and Foreign Missionary Society’s (DFMS) trust funds, which total $380 million, continued an exceptional performance during the first six months of 2014.

The trust funds account for 25% of the annual budget of The Episcopal Church.

Barnes explained, “Annual returns after all fees and expenses were 18.6%, 14.1% and 7.7% for the one-, five- and 10-years ending March 31, 2014 – ranking within the top 20% of all foundations with assets over $50 million as tracked by the InvestorForce Performance Reporting Network (subsidiary of MSCI Inc.).”

The DFMS welcomes the participation of Episcopal congregations, dioceses and Episcopal organizations and institutions to co-invest with the DFMS trusts.  Currently some 75 Episcopal entities co-invest over $100 million.

“We believe that our consistent performance with no additional management fees is what attracted an additional $3 million of assets from new participants during the first six months,” added T. Dennis Sullivan, chair of the Executive Council’s Investment Committee.

Episcopal Church Finance Office investment policy and account set-up here