Feed aggregator

Western New York Bishop Franklin’s statement on Ferguson, Missouri

ENS Headlines - Tuesday, December 2, 2014

[Episcopal Diocese of Western New York] In the aftermath of the grand jury’s decision just a week ago not to indict white police officer Darren Wilson in the shooting death of Michael Brown we see how differently blacks and whites view the issues of race. How different our expectations are of how we will be treated by law enforcement. There is fear in the white community and despair in the black community, and violence offers a temporary remedy and a relief from decades of pain and frustration.

The parents of white teen-age sons believe their children will come home safe at night. The parents of color have no reason for such assurance.

Our Presiding Bishop said last week, “All Americans live with the consequences of centuries of slavery, exploitation, and prejudice. The color of one’s skin is often the most visible representation of what divides God’s children one from another.”

This is a highly  personal issue for me. I spent the first 18 years of my life in Mississippi, in a society where the vestiges of black enslavement existed in a complete segregation of the races. As a boy I was forbidden to experience the gifts and talents and experiences of half of our state’s  population. As a consequence of segregation, my early life was culturally and spiritually diminished by the reality of the separation of the races.

I saw firsthand the stranglehold of the Jim Crow laws that had kept African-Americans in an inferior status in the South for more than 100 years after the Civil War. I witnessed firsthand the hatred and violence of whites who were entrenched in power as the grip of segregation was finally broken during the Civil Rights era.

As we continue our walk through Advent and await the arrival of our Savior, we are charged to “cast off the works of darkness and put on the armor of light.” I can think of no better metaphor for the work we are called to do now.

We had initial conversations at our Diocesan Convention about race and poverty and inequality and how those three issues make a negative impact on the lives of all who live in Western New York.

In the aftermath of Ferguson, I thank our African American clergy for inviting our Diocese to think and talk and pray together. On November 25, the Very Rev. Gloria Payne-Carter, chair of the Diocesan Anti-Racism Commission, issued a call for prayer in our congregations for deliverance from complacency and for comfort to the wounded. Dean Will Mebane invited the Diocese to St. Paul’s Cathedral on November 30 for a special “Dialogue with the Dean: Finding Our Way After Ferguson.” Our historic African-American congregation at St. Philip’s, Buffalo invited the Diocese that same day for another discussion on Ferguson and the grand jury decision.

Future conversations in our Diocese on these topics are important because of this dismal statistic: The Buffalo metropolitan region is the most thoroughly segregated region in the United States according to a Rochester Area Community Foundation study of December 2013.

That is a mark of humiliation. That must change.

In the light of this statistic I am calling for action. At its December meeting I will be asking our Diocesan Council to develop a plan of action to further into 2015 the conversation we began at Diocesan Convention. This will be a concrete plan of action, accompanied by specific, accessible, and effective resources to help us to continue to talk about issues of race and segregation, poverty and inequality in Western New York. We must have these conversations together as a Diocese, and we need to move now from talk to action.

For us, this is a Gospel concern. A Gospel society will be a just society where the dignity of every human being is respected. We need to start talking now about how to make this Gospel society a reality.

We as a Diocese are looking at a variety of new ways to do ministry, groundbreaking ways to align ourselves with all our communities, to find places where what we can offer meets the actual needs of the people of Western New York…to be their neighbors.

The Bible is full of questions about “Who is my neighbor?” and “To whom am I a neighbor?” God offers us the opportunity of these conversations into 2015 on racial segregation to live out our faith in a way that strengthens our communities for today, and creates a better region, and a better Diocese, for our children and our grandchildren, our friends along with our neighbors—-where all they have to offer in its God-given diversity will be valued, treasured, and rewarded.

We need to proclaim the vision of a new City of Light, a region of light, and we need to be strong and courageous to do this work to make it reality.

As we move this Advent from darkness into light, my prayer is that these conversations can help us see how Emmanuel-God with us-is breaking through in new ways, all around us, so that we can find the face of God in each other.

The Rt. Rev. R. William Franklin
Episcopal Bishop of Western New York

La Ofrenda Unida de Acción de Gracias ofrece especiales becas de aniversario a jóvenes adultos

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] En honor de su 125 aniversario, la Ofrenda Unida de Acción de Gracias ha creado una beca especial de  1.250 dólares para los jóvenes adultos (edades de 21 a 30) para proporcionar fondos de puesta en marcha de un nuevo proyecto que se centre en cualquiera de las Cinco Marcas de la Misión.

Se otorgará una beca en cada una de las nueve provincias de la Iglesia Episcopal.

La fecha límite para que los jóvenes adultos presenten solicitudes a su obispo diocesano es el 1 de febrero del 2015. A partir de ahí, los obispos seleccionarán una solicitud por diócesis. Las solicitudes deben presentarse de las oficinas diocesanas, el 15 de febrero.

La solicitud e información adicional están disponibles aquí.

Los fondos no se puede aplicar a la continuación de ministerios ya en curso.

Un video de los nuevos proyectos será presentado en la 78ª Convención General en Salt Lake City, UT en junio/julio del 2015.

Para obtener más información, comuníquese con la Rev. Heather Melton, coordinadora de la Ofrenda Unida de Acción Gracias, hmelton@episcopalchurch.org.

Conocida en todo el mundo como la UTO, las becas de la Ofrenda Unida de Acción de Gracias se otorgan para proyectos que aborden necesidades humanas y ayuden a aliviar la pobreza, tanto a nivel nacional como internacional.

Las Cinco Marcas de la Misión son:
* Anunciar la Buena Nueva del Reino
* Enseñar, bautizar y nutrir a los nuevos creyentes
* Responder a las necesidades humanas mediante el servicio amoroso
* Tratar de transformar las estructuras injustas de la sociedad, para desafiar a la violencia de cualquier tipo y para buscar la paz y la reconciliación
* Esforzarse en salvaguardar la integridad de la creación y sostener y renovar la vida de la tierra

United Thank Offering offers special anniversary grants for young adults

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014
[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] In honor of its 125th anniversary, the United Thank Offering has created a special $1,250 grant for young adults (ages 21-30) to provide start-up funds for a new project that focuses on any of the Five Marks of Mission.One grant will be awarded in each of the nine provinces of The Episcopal Church.Deadline for young adults to submit applications to their diocesan bishop is February 1, 2015. From there, bishops will select one application per diocese. Applications are due from the diocesan offices on February 15.

Application and additional information are available here.

The funds are not permitted to the continuation of on-going ministries.

A video of the start-ups will be showcased at the 78th General Convention in Salt Lake City, UT in June/July 2015.

For more information contact the Rev. Heather Melton, United Thank Offering coordinator, hmelton@episcopalchurch.org.

Known worldwide as UTO, the United Thank Offering grants are awarded for projects that address human needs and help alleviate poverty, both domestically and internationally.

The Five Marks of Mission are:

To proclaim the Good News of the Kingdom
To teach, baptize and nurture new believers
To respond to human need by loving service
To seek to transform unjust structures of society, to challenge violence of every kind and to pursue peace and reconciliation
To strive to safeguard the integrity of creation and sustain and renew the life of the earth

Las Obispas Presidentes de la Iglesia Episcopal y de ELCA: Día Mundial del SIDA 2014

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[1 de diciembre del 2014] La Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal Katharine Jefferts Schori y la Obispa Presidente Elizabeth Eaton de la Iglesia Evangélica Luterana en América (ELCA) han emitido una declaración conjunta para el Día Mundial del SIDA del 2014.

El texto de la declaración siguiente:

Día Mundial del SIDA del 2014
Cada año, el 1 de diciembre, los episcopales y los luteranos se unen a gente de todo el mundo para conmemorar el Día Mundial del SIDA. Este día sirve para recordar a aquellos cuyas vidas cambiaron para siempre a causa del VIH y del SIDA. También ofrece una oportunidad para renovar nuestro compromiso de construir el reino de Dios, trabajando para terminar con la pandemia del SIDA. Este año, el Día Mundial del SIDA cae en el segundo día de Adviento, tiempo de esperanza y anticipación de la vida nueva  que nos trae el nacimiento de Jesús. Como lo hace el Adviento, el Día Mundial del SIDA nos invita a vivir con la alegría que ha de venir al continuar manteniendo la visión de una nueva vida libre de VIH y de SIDA.

Hace tres décadas, cuando los científicos identificaron el VIH como la causa del SIDA, el contraer el virus era una sentencia de muerte. No existía tratamiento para la enfermedad. Hoy, los avances en el tratamiento hacen posible que las personas con VIH vivan largas y plenas vidas. Mejores servicios de prevención ayudan a frenar nuevas infecciones. Reconocemos y celebramos este progreso, pero permanecemos firmes ante los grandes retos pendientes. El objetivo sigue siendo. “Llegar a cero: Cero a nuevas infecciones por el VIH Cero a las discriminaciones. Cero a muertes relacionadas con el SIDA…”

En el 2013, dos millones cien mil personas se infectaron con el VIH y un millón y medio de personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA en todo el mundo. De los 35 millones de personas que actualmente viven con el VIH, sólo 13,6 millones tienen acceso a los medicamentos antirretrovirales. Además, el estigma y la discriminación hacia las personas afectadas con el VIH y el SIDA siguen siendo un problema importante en esta lucha. Las iglesias y otras comunidades de fe en todo el mundo están bien adecuadas para hacer frente al estigma social asociado con el VIH y el SIDA, y oran por la unidad de propósito en esta tarea entre los líderes religiosos de todo el mundo.

La pobreza y la marginación de poblaciones clave y vulnerables como (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales, trabajadores sexuales, usuarios de drogas inyectables, presos, migrantes, mujeres y  niñas) son los principales contribuyentes a la propagación del VIH. Las tasas de infección dentro de estas poblaciones son desproporcionadamente altas, y sin embargo, pocos tienen acceso a un tratamiento que salve la vida. Tanto la Iglesia Episcopal como la Iglesia Evangélica Luterana en América se han comprometido a luchar contra el VIH y el SIDA, y a trabajar para poner fin a la pobreza, tanto en nuestras propias comunidades como en todo el mundo. El año que viene vamos a desafiar a nuestras iglesias a que encuentren  mayor sinergia entre estos dos imperativos evangélicos relacionados. También vamos a seguir alentando a un asesoramiento y pruebas voluntarias.

Asegurar que todas las personas que viven con el VIH tengan acceso a servicios de prevención, atención y tratamiento debe seguir siendo el foco de nuestros ministerios de VIH y SIDA, tanto aquí en el país como en el extranjero. Animamos a los luteranos y a los episcopales de todo el mundo a que apoyen los esfuerzos de nuestros gobiernos, de iglesias y de otros socios para que proporcionen recursos a los servicios de tratamiento, atención y prevención. También desafiamos a la Administración y al Congreso a que aumenten la financiación de PEPFAR; al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria; y a programas nacionales que proporcionan atención preventiva y tratamiento en Estados Unidos. También instamos a los gobiernos a que apoyen la inclusión de la meta propuesta de terminar con la epidemia del SIDA, la tuberculosis y la malaria para el año 2030 en la agenda de desarrollo de las Naciones Unidas post-2015.

“El Señor me ha ungido… para consolar a los que lloran”, escribe el profeta Isaías en un pasaje que episcopales y luteranos oirán este Adviento, “para darles gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, el manto de la alegría en lugar de un espíritu angustiado”. Que en este Adviento podamos vivir estas palabras con fervor y alegría al paso que nos comprometemos nuevamente a la búsqueda de un mundo sin SIDA.
.
La Revdma. Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primado
Iglesia Episcopal

La Revdma. Elizabeth A. Eaton
Obispa Presidente
Iglesia Evangélica Luterana en América

Episcopal, ELCA Presiding Bishops on World AIDS Day 2014

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Episcopal Church Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori and Presiding Bishop Elizabeth Eaton of the Evangelical Lutheran Church in America (ELCA) have issued a joint statement for World AIDS Day 2014.

The text of the statement follows:

World AIDS Day 2014
Every year on December 1, Episcopalians and Lutherans join with people around the world to commemorate World AIDS Day. This day serves as a time to remember those whose lives were forever changed because of HIV and AIDS. It also offers an opportunity to recommit ourselves to building God’s Kingdom by working to bring the AIDS pandemic to an end. This year, World AIDS Day falls on the second day of Advent, a time of hope and anticipation of the new life Jesus’ birth brings. As does Advent, World AIDS Day invites us to live with the joy that is to come by continuing to lift up the vision of a new life free of HIV and AIDS.

Three decades ago when scientists first identified HIV as the cause of AIDS, contracting the virus was a death sentence. Treatment for the disease was nonexistent. Today, advancements in treatment make it possible for people with HIV to live long, fulfilling lives. Better prevention services are helping to slow down new infections. We acknowledge and celebrate this progress, but remain steadfast in the face of the great challenges that remain.  The goal remains “Getting to zero: Zero new HIV infections. Zero discrimination. Zero AIDS related deaths.”

In 2013, 2.1 million people became infected with HIV and 1.5 million people died from AIDS-related illnesses worldwide. Of the 35 million people currently living with HIV, only 13.6 million have access to antiretroviral medications. Furthermore, the stigma and discrimination toward those affected by HIV and AIDS continue to be a major problem in this struggle.  Churches and other faith communities throughout the world are well suited to challenge social stigma associated with HIV and AIDS, and we pray for unity of purpose in this work among faith leaders everywhere.

Poverty and marginalization of vulnerable and key populations (lesbian, gay, bisexual, transgender and intersex people, sex workers, people who inject drugs, prisoners, migrants, women and girls) are major contributors to the spread of HIV. Infection rates within these populations are disproportionately high, and yet few have access to life-saving treatment. Both The Episcopal Church and the Evangelical Lutheran Church in America are committed to the fight against HIV and AIDS, and committed to working to end poverty both in our own communities and around the world.  In the coming year we will challenge our churches to find greater synergy between these two related Gospel imperatives.  We will also continue to encourage voluntary testing and counseling.

Ensuring that all people living with HIV have access to prevention, care and treatment services must continue to be the focus of our HIV and AIDS ministries both here at home and abroad. We encourage Lutherans and Episcopalians everywhere to support efforts by our governments, churches and other partners to provide resources towards treatment, care and prevention services. We also challenge the Administration and Congress to increase funding for PEPFAR; the Global Fund to fight AIDS, Tuberculosis and Malaria; and domestic programs that provide preventive care and treatment in the United States.  We also urge governments to support the inclusion of the proposed target of ending the epidemics of AIDS, tuberculosis and malaria by 2030 in the United Nations’ post-2015 development agenda.

“The Lord has anointed me…to provide for those who mourn,” writes the prophet Isaiah in a passage Episcopalians and Lutherans will hear this Advent, “to give them a garland instead of ashes, the oil of gladness instead of mourning, the mantle of praise instead of a faint spirit.”   This Advent, may we live these words with fervor and joy as we recommit to seeking a world without AIDS.

The Most Rev. Katharine Jefferts Schori
Presiding Bishop and Primate
The Episcopal Church

The Rev. Elizabeth A. Eaton
Presiding Bishop
Evangelical Lutheran Church in America

Brazilian church joins 16 days of activism

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[Episcopal Anglican Church of Brazil] Archbishop Francisco de Assis da Silva issued the following letter to the Episcopal Anglican Church of Brazil regarding 16 Days of Activism Against Gender-based Violence. The theme of the Nov. 25 – Dec. 10 international campaign is From Peace in the Home to Peace in the World: Let’s Challenge Militarism and End Violence Against Women. The church’s participation in the campaign follows a recent conference that brought together women from Brazil and Uruguay and focused on gender-based violence prevention.

The archbishop’s letter follows:

We are experiencing yet another campaign that has a global scope, the campaign of activism against gender violence. It has mobilized churches – our Anglican church has also assumed this campaign – NGOs, social movements and ecumenical organizations. We need to continue raising our voices against institutionalized violence against women throughout the world. Here in Brazil, even with the advance of affirmative policies, we are still a country that occupies the shameful position of a country where violence against women has reached insupportable levels.

Day to day, in our society constructed around standards of sexist behavior, we see the continuation of femicide, of the exclusion of women from access to work, from unequal salaries, exclusion from public policy in health, amongst many other challenges which seem to grow at an exponential speed, and whose solutions and coping arrive slowly and with rare successes.

The Episcopal Anglican Church of Brazil (IEAB) has affirmed its clear commitment in confronting the problem of violence against women. SADD (Anglican Service of Development and the Diaconate) has been an important anchor in the process of educating the Church about this topic and bringing it into our wider consciousness. That is, we recognize that alone, we have not achieved the concrete advances that we desire. It is necessary to join forces with civil society and other political and social actors so that this stain that shames our society can be eliminated.

It is opportune that in our communities, we have roundtable discussions about the problem of gender violence. It is important that our clerical and lay leaders rise up to reflect about the violence that has happened to our sisters, many times to those very close to us, including inside our ecclesial communities. We need to assume the project that Jesus left us, examples of welcome, respect, listening, and affirming human dignity. And in this context, that women received from him very special attention. Before Jesus, women had their thoughts and speech respected, their rights recognized, and their dignity assured.

Even historically distant from our times, we perceive that the oppressive categories of women – as seen in reports of the ministry of Jesus – have perhaps changed in appearance, but in essence, continue the same. Shame, pain, hopelessness, and silence continue inhabiting the souls of many of our contemporary sisters. It doesn’t matter the social class or the cultural or economic level of the victims of physical and emotional violence of women in our times. Institutionalized violence continues to victimize millions of women around the world. This is not a problem to be ignored. We need to confront it with courage! In these days of activism – and not just these days – may we assume inside and outside of the Church, the commitment to overcome violence against women.

Santa Maria, 24 November 2014

++ Francisco
Primate of the Episcopal Anglican Church of Brazil

El futuro es luminoso para la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[Episcopal News Service – Charleston, Carolina del Sur] Las tres últimas congregaciones de misión de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur celebran su culto en dos templos de la Iglesia Metodista Unida y en un antiguo estudio de artes marciales contiguo a un puesto de carne a la parrilla y a un bar.

El 15 de noviembre, los miembros de la iglesia episcopal en Okatie, la iglesia episcopal del Mesías en Myrtle Beach [Episcopal Church of the Messiah in Myrtle Beach] y la iglesia episcopal de East Cooper se convirtieron en la sexta, la séptima y la octava de esas congregaciones que se han creado en los últimos dos años. Esta incorporación hace ascender a 30 el número de congregaciones que integra la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur.

Los arreglos de culto para las tres misiones más recientes no son inusitados para congregaciones bisoñas en las Tierras Bajas de Carolina del Sur. Por ejemplo, la iglesia episcopal en Edisto comenzó a reunirse en un restaurante de parrilladas y ahora comparte espacio con la Nueva Primera Iglesia Bautista Misionera, una iglesia bautista afroamericana que se congrega en un edificio contigo más reciente.

Miembros de la iglesia episcopal del Mesías en Myrtle Beach, Carolina del Sur, desfilan por el centro de la nave de la iglesia de la Santa Comunión, en Charleston, el 15 de noviembre, para ser recibidos como congregación de misión de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS

La iglesia episcopal de Santa Catalina [St. Catherine’s Episcopal Church] en Florence, se reúne en el colegio de Back Swamp, un edificio de estructura de madera de 1921 sin calefacción ni aire acondicionado.

La iglesia episcopal de San Francisco de Asís [St. Francis Episcopal Church] en Charleston, se congrega en la capilla de una funeraria [J. Henry Stuhr’s West Ashley Chapel]. En octubre, la congregación de la misión celebró un oficio de bendición de animales en el parque para perros que queda calle abajo.

La iglesia episcopal del Buen Pastor [Episcopal Church of the Good Shepherd] en Summerville, comparte espacio con una congregación afroamericana, la iglesia metodista unida Wesley, y reúne la escuela dominical en la biblioteca pública que queda al doblar de la esquina.

Y la iglesia episcopal de Santa Ana [St. Anne’s Episcopal Church] en Conway, adora en la Capilla Lackey de la Universidad de Coastal Carolina.

“Los que más nos han acogido son grupos improbables”, le dijo a ENS Charles vonRosenberg, obispo provisional de Carolina del Sur.

A partir de noviembre de 2012, y en algunos casos antes de esa fecha, muchos episcopales se sintieron obligados a abandonar sus parroquias en medio de una disputa provocada por Mark Lawrence, el obispo diocesano en ese momento, como reacción a decisiones tomadas por la Iglesia Episcopal a nivel denominacional. Se considera que Lawrence ha renunciado a sus órdenes episcopales.

Miembros de la iglesia episcopal de East Cooper, en la zona de Charleston, reciben un aplauso en la iglesia de la Santa Comunión, Charleston, el 15 de noviembre, luego de ser oficialmente recibida como una congregación en misión de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Los que desearon permanecer en la Iglesia Episcopal, ahora forman parte de lo que se conoce como la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur. A la entidad se le conoce por este nombre desde el 26 de enero de 2013 a fin de acatar la orden de restricción temporal que le impidió al grupo usar el escudo diocesano y los nombres de “Iglesia Protestante Episcopal en la Diócesis de Carolina del Sur”, “Diócesis de Carolina del Sur” y “Diócesis Episcopal de Carolina del Sur”.

“El evento del Éxodo parece relacionarse con nuestra experiencia de varios modos”, dijo vonRosenberg durante su alocución a la 224ª. Convención Anual de la Iglesia el 15 de noviembre. “Por ejemplo, les he oído decir a muchos de ustedes de la sensación y la realidad de la opresión en esta parte de la Iglesia, en tiempos anteriores. Luego tuvo lugar una especie de separación y éxodo. Y ahora, pueblo de Dios, nos encontramos atravesando el desierto”.

Sin embargo, no se trata de un desierto estéril, dijo vonRosenberg durante una entrevista para ENS antes de la convención. Además del crecimiento numérico, ha habido un crecimiento espiritual.

“Esto tiene un sentido, que es intenso y profundo. Tiene que ver con la edificación de una comunidad, a sabiendas de que es importante afirmar eso y querer seguir adelante con esa convicción”, dijo. “No miramos hacia atrás, porque el futuro es luminoso y lo que pertenece al pasado es algo que no necesitamos ni queremos revivir”.

O como lo definió Andrea McKellar, guardiana mayor de San Francisco de Asís: “Es de gran regocijo. Es una verdadera experiencia de resurrección que pasáramos de lo que parecía ser, en los primeros días, la peor situación del mundo al presente, cuando yo no cambiaría nada al respecto”.

Estas ocho nuevas comunidades de culto son peregrinos que viajan hacia un destino que aún no ven con claridad, pero saben que están comprometidos a ser episcopales, dijeron el obispo y otras personas.

“Hay una santa paciencia”, entre esos peregrinos, dijo el Ven. Calhoun Walpole, que sirve de arcediano de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur.

“La gente sabe que no verá los frutos. Yo percibo una profunda convicción, una profunda comprensión de que la cosecha no es nuestra; que nunca puede ser nuestra, porque es del Señor; que estamos aquí laborando en estos campos ahora, laborando por las generaciones futuras”, dijo Walpole, que también es vicario de la iglesia episcopal de la Gracia [Grace Episcopal Church] en Charleston. “Todo se reduce a que la Iglesia sea la Iglesia. Es lo que la Iglesia ha hecho siempre en todas las generaciones y en todos los lugares. Nosotros sólo tenemos el don de experimentar un elevado sentido de esa realidad”.

Las personas que experimentan esa realidad han hecho el sacrificio de abandonar los edificios de la Iglesia que conservan parte de las historias de sus familias y, en algunos casos, la familia y los amigos que llevaron a cabo esa historia, dijeron vonRosenberg y Walpole. Y Walpole sugirió que se están haciendo también otros sacrificios, reconociendo que algunos episcopales se han quedado en las parroquias que han seguido el liderazgo de Lawrence.

“Creo que la historia que no se cuenta por razones obvias es la historia de las personas que han tomado la decisión de quedarse en sus respectivas parroquias que se separaron”, explicó Walpole. “Creo que esas cifras son grandes y creo que esas personas, aunque ni siquiera usan la terminología de ‘llamado’ o ‘sacrificio’, consciente o inconscientemente siguen dando un silencioso testimonio de la presencia de la Iglesia Episcopal en esas parroquias”.

En medio de la reorganización de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur, sus miembros fueron llamados, durante la convención del 14 y 15 de noviembre, a mirar hacia fuera, tanto como hacia adentro. El lema de la convención fue “Llevamos Cristo al mundo”. Sus líderes querían comenzar a cambiar el objetivo de la Iglesia, de la supervivencia a la misión, en tanto restablecían un sentido episcopal y anglicano de identidad y responsabilidad. VonRosenberg dijo que el liderazgo se propone alentar a todas sus congregaciones, y especialmente a las que ahora se inician, “a ser reconocidas en la comunidad en general por un propósito que conlleve la misión de Jesús”.

Más de 300 personas asistieron a la convención, entre ellos 77 delegados laicos y 36 miembros del clero. Aquí puede obtenerse información sobre las labores de la Convención, que se celebró en la iglesia de la Santa Comunión [Church of the Holy Communion] en Charleston. El Rdo. Thomas Brackett, misionero de la Iglesia Episcopal para el comienzo de nuevas iglesias e iniciativas misionales, dirigió una serie de talleres el 14 de noviembre como parte de ese empeño. El Rdo. Canónigo Mark Stevenson, misionero encargado de la pobreza nacional en la Iglesia Episcopal, también habló en la convención.

Y James Tengatenga, antiguo obispo de Malawi Sur, que preside el Consejo Consultivo Anglicano, fue el predicador durante la eucaristía de apertura.

La presencia de Tengatenga se proponía mostrarle a la Iglesia y a la comunidad en general, como dijera vonRosenberg en su alocución, que “La Iglesia Episcopal es el único miembro reconocido de la Comunión Anglicana en este país”.

Durante las sesiones de trabajo de la convención, los delegados anularon por unanimidad los cambios constitucionales y canónicos hechos por las convenciones presididas por Lawrence para separar a la Iglesia [en Carolina del Sur] de la Iglesia Episcopal. El Canciller Thomas Tisdale le dijo a la convención que las acciones correctivas del 15 de noviembre tenían el efecto de “hacernos parte de la Iglesia Episcopal”.

Quedan por hacer algunas gestiones legales. Hay actuaciones judiciales pendientes de decidir cuál de los dos grupos debe tener el control legal de la Diócesis de Carolina del Sur. Y si bien vonRosenberg y otros líderes no quieren que las actuaciones judiciales se concentren en los episcopales, tales actuaciones si le hacen reclamos a la atención y finanzas de la organización. Y el obispo dice que representan un quehacer importante para la reorganización de los episcopales y su futuro “en esta parte de Carolina del Sur”. Los detalles de las actuaciones judiciales pueden hallarse aquí.

No obstante, vonRosenberg le dijo a ENS que los episcopales en Carolina del Sur le dicen que “no estamos mirando hacia atrás porque el futuro es luminoso y lo que se encuentra en el pasado es algo que no necesitamos ni queremos revivir”.

Eve Pinckey, miembro fundadora de la iglesia episcopal en Okatie y que ahora es parte de la junta parroquial, lo define de esta manera: “Vamos a crecer, a crecer, a crecer y a amarnos, a amarnos y a amarnos los unos a los otros, como siempre lo hemos hecho. No veo llegada la hora [de que eso suceda].

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

 

Ebola attacks what makes us human, says Archbishop of Canterbury

ENS Headlines - Monday, December 1, 2014

[Lambeth Palace] The Ebola virus “strikes straight into the heart” of what it is to be human, Archbishop of Canterbury Justin Welby has said.

In a video recorded for a World Council of Churches (WCC) consultation on the Ebola response held last week in Geneva, the archbishop also stressed the “absolutely crucial” contribution of churches and other faith communities in responding to the crisis.

The WCC meeting brings together representatives of Christian health, development and aid organizations and U.N. agencies to learn from each other and seek ways of collaboration to escalate their efforts.

In the video, Welby spoke of the “deep sorrow” he encountered on a visit to West Africa last month, where he met with the chief of staff of the UN Mission for Ebola Emergency Response (UNMEER) in Accra, Ghana.

“You’re infected by the people you love most, and grieve for most – they are most dangerous to you when they’ve died.”

“This is a challenge to the very heart of what it is to be human.”

In the video, produced in collaboration with the Anglican Alliance – which is supporting the coordination of the Anglican response to Ebola in West Africa – the archbishop said the way that churches grapple with caring for communities affected by Ebola “takes us right back to who Jesus is”.

The love of Jesus “goes well beyond anything reasonable and reaches to those who are struggling, who are dying, who are lost, who are in darkness.

“The person of Jesus Christ… goes into the worst of all possible places, in the worst of all possible conditions, and does so through our hands and feet and eyes and ears. But also does so by his Spirit,” he added.

Highlighting the need to scale up the international response, the Archbishop reflected on the need to overcome fears. “We must go by the science, not by the fear.”

He also emphasized the contribution of faith in partnership with government and other institutions, saying: “The role of the churches and other faith communities is absolutely crucial.”

Anglican dioceses, alongside other faith communities, have been active in the Ebola response in Sierra Leone, Liberia and Guinea, working closely with government agencies. Church health teams are working to strengthen health systems, while church leaders and volunteers are providing community education, support and pastoral care. Read more below about the work Anglican churches are doing in response to the Ebola outbreak.

1. Watch the video here: http://www.archbishopofcanterbury.org/articles.php/5451/video-ebola-attacks-what-makes-us-human

2. Read a transcript of the video here: http://www.archbishopofcanterbury.org/articles.php/5452/archbishop-justin-welbys-ebola-video-transcript

3. The World Council of Churches (WCC) is today holding its second consultation in 60 days on the Ebola crisis. The meeting, held at the WCC’s Ecumenical Centre in Geneva, brings together representatives of Christian health, development and aid organizations and UN agencies to learn from each other and seek ways of collaboration to escalate their efforts. Find out more: http://www.oikoumene.org/en/press-centre/news/churches-and-agencies-formulate-responses-to-ebola-outbreak

4. In the video, produced in collaboration with the Anglican Alliance, the Archbishop of Canterbury was speaking to the Revd Rachel Carnegie, Co-Executive Director of the Anglican Alliance, which works to promote capacity and coordination in development and relief around the worldwide Anglican Communion. www.anglicanalliance.org

5. Anglicans in West Africa are responding with their own resources and with support from Anglican and Episcopal agencies, such as Episcopal Relief & Development, Us (former USPG) and Trinity Wall Street.

The Diocese of Guinea  is working nationally alongside other institutions to educate people, to distribute protection kits, and to equip church clinics with essential materials.

Dioceses in Sierra Leone and Liberia have similar activities. The Diocese of Liberia has also supported a feeding program with technical advice from WHO at a newly opened Ebola Treatment Unit in Monrovia. The provision of a hot-nutritional meal for four weeks led to the full recovery of at least 150 patients.

Meanwhile in Freetown, Sierra Leone, the Anglican Bishop has also provided land for the construction of a 21-bed Ebola isolation center.

The Anglican Alliance is supporting the coordination of the response in West Africa and sharing this learning across the Anglican Communion.

For further information, visit www.anglicanalliance.org and read: http://www.anglicanalliance.org/news/19844/churches-continue-in-fight-against-ebola-whilst-prayers-are-offered-by-christians-worldwide

Discussion questions available on the Ferguson decision

ENS Headlines - Saturday, November 29, 2014

[Episcopal News Service] As congregations plan to meet for Sunday worship for the first time since this week’s grand jury decision in Ferguson, Missouri, a new Episcopal Church resource aims to equip congregational leaders to engage discussion about the events of Ferguson with a variety of different age groups.

Prepared by the Missionary Society, Talking about Ferguson in our Congregations is grounded in Advent and includes biblical citations as well as conversation starters for children, youth, and adults.  It is available at here.

“The dean of the Episcopal cathedral in the Diocese of Missouri, the Very Rev. Mike Kinman, has challenged Episcopal congregations to engage a discussion of the issues raised by Ferguson on any of the four Sundays of Advent,” said Alexander D. Baumgarten, director of public engagement and mission communication for The Episcopal Church.  “The Missionary Society prepared this resource in order to give congregations the flexibility to engage this conversation at a variety of times and from a variety of different perspectives.”

A full release from The Episcopal Church Office of Public Affairs follows.

With a focus on Advent, The Episcopal Church has prepared a series of resources as well as discussion questions for adult forums and youth gatherings to provide for understanding, reflecting and praying following the recent announcement of the grand jury decision in Ferguson, MO,

Prepared by the Missionary Society, Talking about Ferguson in our Congregationsis available here.

As noted in Talking about Ferguson in our Congregations, “Many congregations will host conversations about Ferguson this Advent season. Advent is a good time to take up the deep work of encountering racism and other issues that divide us.”

Included are a series of Bible citations; Conversation Starters for elementary school children; Conversation Starters for youth; Conversation Starters for adults; and resources such as Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori’s statement on Ferguson.

The document states: “Advent is a time for waiting with hope…As your congregations talk about the events in the news, we invite you to use these resources and conversation starters.”

Additional resources
Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori’s statement here.

A Way Forward: Reflections, Resources & Stories Concerning Ferguson, Racial Justice & Reconciliation here.

Episcopal Diocese of Missouri Bishop Wayne Smith’s statement here.

Episcopal Diocese of Missouri here.

Christ Church Cathedral, St. Louis, MO here.

Share Your Story here. Share and post personal stories of experiences with racism, structures of inequality, and racial reconciliation.

Reflections from Episcopalians here. Among those presenting reflections are: Annette Buchanan, National President for the Union of Black Episcopalians (UBE); Dr. Anita Parrott George, Executive Council Member, and Vice Chair of the Advisory Board of the William Winter Institute for Racial Reconciliation, University of Mississippi; the Very Rev. Mike Kinman, dean of Christ Church Cathedral in downtown St. Louis.

Practices for racial reconciliation here.

Statements here.

Blogs here on Social Justice and Advocacy Engagement by Charles Wynder, Jr., Episcopal Church Missioner for Social Equality, Advocacy Engagement

Many dioceses, cathedrals and churches have slated prayer services and vigils; check local websites for more information.

Rapidísimas

ENS Headlines - Thursday, November 27, 2014

La violencia se ha apoderado de la barriada de Ferguson en el Estado de Missouri después de la decisión de un gran jurado de no enjuiciar al policía Darren Wilson por la muerte del joven afroamericano Michael Brown. El jurado dijo que no había evidencias suficientes para un juicio.

En el centro de Lima se ha designado recientemente una plaza con una placa conmemorativa de los judíos y protestantes que fueron condenados a muerte por el Tribunal de la Inquisición entre 1573 y 1756. Susana Villarán, alcaldesa de Lima, dijo en discurso que este acto “simboliza la reconciliación y  la cultura de paz y la defensa de los derechos humanos frente a la intolerancia de cualquier índole”. Durante esa época la inquisición ejecutó a 30 personas, 24 judíos y seis protestantes. El 15 de noviembre de 1573 Mateo Salado fue el primer evangélico y el 17 de diciembre de 1595 Pedro de Contreras, primer judío, en ser ejecutados por su fe.

El gobierno de Israel propone una enmienda constitucional que refuerza su carácter judío. Hasta ahora la constitución define al país como “judío y democrático” y si la enmienda es aprobada por el Congreso entonces será llamado “Estado nacional del pueblo judío”.

La reciente afluencia de miles de médicos cubanos a Estados Unidos ha puesto en el tapete la necesidad de certificarlos mediante la reválida. En el país hay un déficit de médicos sobre todo en áreas rurales.  El Estado de la Florida, por ejemplo, cuenta con 43,000 médicos muchos de ellos por encima de los 50 años de edad y un 13.4 por ciento planea retirarse en cinco años. Se calcula que en los próximos años habrá un “déficit crítico” que tendrá que resolverse.

En la asamblea plenaria del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos el papa Francisco recordó a los presentes que “el ecumenismo es un proceso de sanación que permite reconocer al otro en la profunda unidad que nace del bautismo”. Añadió que esta realidad nos ayuda a “caminar juntos”.

La Comisión para la Educación Teológica para América Latina y el Caribe de la Iglesia Episcopal ha donado $319,630 (dólares) para apoyar programas de educación teológica. Esos fondos provienen de la venta de las instalaciones del Seminario Episcopal del Caribe que estaba en Carolina, Puerto Rico y que cerró sus puertas en 1977.

La obispa presidenta de la Iglesia Episcopal, Katharine Jefferts Schori ha agradecido la decisión del presidente Barack Obama por su decisión a favor de las personas indocumentadas en Estados Unidos aunque “una reforma permanente y amplia de nuestro sistema de inmigración espera la aprobación del congreso”. Añadió que la reciente decisión es “un paso constructivo” para un sistema que honra la dignidad y valor de la persona humana.

Marco Antonio Ramos conocido historiador y erudito cubano de Miami ha sido incorporado como miembro correspondiente de la Academia Dominicana de la Lengua por su “defensa de los valores intelectuales, morales, estético y espirituales” de la República Dominicana. Enhorabuena.

Brasil parece haber dado un duro golpe a la corrupción en el llamado “Escándalo de Petrobras” en el que los más altos y poderosos ejecutivos del país  habían acumulado extensas fortunas mediante negocios ilícitos. En Curitiva, capital del Estado de Paraná, las autoridades reunieron a 23 de los más prominentes ejecutivos que tuvieron que compartir sus celdas y vivir con las limitaciones de los reclusos comunes. De los acusados ya hay dos arrepentidos que prometieron devolver parte del dinero robado a cambios de delatar a sus compañeros. Los acusados tendrán que devolver más de 3 mil millones de dólares. Parte de ese dinero fue canalizado a partidos políticos y a comprar propiedades personales. Se cree que este es el más grande golpe contra la corrupción y muchos esperan que sea un saludable ejemplo para los empobrecidos países de América Latina.

El Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra (anglicana) ha dado su aprobación final a la elección y consagración de mujeres al episcopado. La resolución tiene ya la aprobación del Parlamento y la reina Isabel II. Se cree que las primeras obispas sean consagradas en 2015.

DESEO. Feliz Día de Acción de Gracias.

Dar gracias dando: las iglesias episcopales empacan y sirven comidas por la fiesta

ENS Headlines - Thursday, November 27, 2014

Miembros de una agrupación de jóvenes en la histórica iglesia de Cristo, en Alexandria, Virginia, se preparan a empacar artículos para los obreros pobres de la localidad. Foto de Tara Knox.

[Episcopal News Service] Ya sea empacando pavo con todos los aderezos o sirviendo deliciosas comidas caseras estilo restaurante, las iglesias episcopales a través del país dan gracias en esta temporada festiva dándoles de comer a los hambrientos, los indigentes y los que viven solos.

Un sacerdote de la Florida, que recibió una citación judicial por alimentar a indigentes en un parque público a principios de este mes, dice que él hará exactamente eso la mañana de Acción de Gracias.

“Acompañaré a mis feligreses adultos y a un grupo de jóvenes a uno de los centros asistenciales de la diócesis [del Sudeste de la Florida], la capilla de San Lorenzo [St. Laurence Chapel], para servir una comida entre las 11 A.M. y las 2 P.M. el Día de Acción de Gracias”, según el Rdo. Canónigo Mark Sims, rector de la iglesia de Santa María Magdalena [St. Mary Magdalene Church] en Coral Gables.

“Serviremos una comida tradicional de pavo con relleno, puré de patatas, verduras, bebida y postre. También haremos sándwiches y comidas preparadas para llevárselas a individuos indigentes en las calles del centro de Fort Lauderdale”, dijo Sims, que ha desafiado la constitucionalidad de la ordenanza municipal.

Y Norman Lee, de 63 años, dice que él se considerará un huésped de honor en la iglesia episcopal de San Pedro [St. Peter’s Episcopal Church] en Detroit, donde se propone llegar temprano para una comida de Acción de Gracias.

“Es agradable, especialmente cuando estás viviendo en la calle y nadie te ha invitado a la cena de familia, y no tienes dinero para gastarlo en una comida bonita”, añadió Lee, que se considera un cliente habitual del comedor de beneficencia de la iglesia que sirve comidas cinco días a la semana, un empeño en colaboración de varias congregaciones locales.

“Sirven el pavo desde temprano en la mañana, a partir de las 7:30 o las 8:00 A.M. Y no pavo a secas, sino “con todos los aderezos, salsa de arándanos, relleno… Te la traen a tu asiento. Adornan la cocina y ponen manteles en la mesa y decoraciones para crear el ambiente”.

A él le recuerdan las fiestas del pasado, “poder tener una auténtica comida, a la antigua”, dijo.

Marianne Arbogast, que administra el comedor de beneficencia Manna Community Meal de la iglesia, dijo que espera servir entre 700 y 800 comidas el Día de Acción de Gracias con la ayuda de cientos de voluntarios.

En el sur de California, el don de amor de una mujer se ha multiplicado por miles.

Kim McCurdy, feligresa de la iglesia episcopal de San Ambrosio [St. Ambrose Episcopal Church] en Claremont, empezó a compartir comidas de Acción de Gracias con unos pocos indigentes hace 21 años.

Este año, con la ayuda de voluntarios, McCurdy y Gayle Jensen, su socia en una empresa de banquetes, ayudarán a organizar, cocinar y distribuir comidas para varios miles de personas en la iglesia y en otros cuatro lugares del sur de California.

Cuando ella advertía la presencia de personas indigentes y hambrientas, “me hacía acordar de cuando yo crecía en Vietnam”, dijo. “Mi madre tenía ocho hijos y mi padre murió joven. Estábamos hambrientos todo el tiempo”.

McCurdy le propuso a su rector que quería ayudar a alimentar a las personas de la localidad que se encuentran sin hogar. Ella y Jensen usan la cocina parroquial y sus esfuerzos han dado lugar a la donación de millares de pavos y otros artículos alimentarios. Las mujeres también han organizado un programa semanal interreligioso que le da de comer a cientos de personas.

“Hay muchos obreros pobres y personas solas, ancianos y gente que está hambrienta el año entero”, dijo Jensen.

En Ohio y Virginia: Empacando golosinas de fiesta
Pippa y Truman, los mellizos de 6 años de Jill Burket Ragase, e incluso Penelope y Quentin, sus mellizos de 18 meses, “ya son expertos en cajas de Acción de Gracias”.

Y Ragase, coordinadora voluntaria del programa comunitario de Acción de Gracias de la iglesia episcopal del Redentor [Episcopal Church of the Redeemer], en Cincinnati, dice que ella cree que [sus hijos] pueden llegar incluso a entender un poquito lo que significa la falta de alimento por codearse con los que la experimentan.

Participar en un ministerio de familia mientras ayuda a otros es una razón por la que aceptó dirigir el programa del Redentor este año, dijo Ragase. Ella y otros voluntarios recogieron unas 940 barras de mantequilla, 2.820 huevos extra grandes y suficientes bolsas de patatas de 5 libras para llenar 250 cajas con pavo y todos los ingredientes para una comida de Acción de Gracias para obreros pobres que viven en la localidad.

“Somos muy afortunados”, dijo Ragase. “Una tienda de víveres local ofreció los pavos a 99 centavos la libra y nos da un 10 por ciento de descuento del resto de los artículos perecederos. De manera que voy a ir a pedirlos esta semana”.

Según Sharon Jenkins, directora de comunicaciones del Redentor, la parroquia se ha asociado durante varios años con el Centro Docente y Asistencial de Madisonville (MEAC) y negocia con la tienda de víveres “conseguir los pavos a un precio reducido, e incluimos huevos, patatas y todos los ingredientes para una comida abundante”.

Después llegan fardos de cajas de cartón corrugado donadas, que los feligreses se comprometieron en octubre a llenar, al menos una cada uno. “Algunos llenan hasta tres cajas” lo cual aumentó este año el número total de cajas, de 225 que se llenaron en 2013.

Los feligreses “incluyen una donación de $15 para el costo de los pavos” y las cajas vienen con una lista de compra de artículos no perecederos tales como macarrones, puré de patatas [deshidratado], mezcla de relleno para el pavo, relleno y tapas de pastel. Se llenan las cajas y luego “esta semana es la mejor parte” porque llegan los pavos, dijo Ragase el 21 de noviembre.

El 22 de noviembre, los voluntarios llegaban por turnos, algunos para recoger los pavos y otros los artículos perecederos de las tiendas de víveres locales, otros a entregar las cajas en el comedor de beneficencia del MEAC para una distribución el 23 de noviembre.

De manera semejante, los miembros de la histórica iglesia de Cristo [Christ Church] en Alexandria, Virginia, ayudaron a llenar cajas con pavo y todos los aderezos para que 150 familias de la localidad tuvieran una comida completa de Acción de Gracias, según Tara Knox, la directora de desarrollo.

“La familias son alejandrinos que han solicitado ayuda del Ministerio de Asistencia Comunitaria Lázaro [Lazarus Outreach Ministry] que atiende a personas necesitadas de la localidad”, según explicó Knox.

El 23 de noviembre, estudiantes de sexto a 12º. grados ayudaron a preparar el ambiente para la distribución de alimentos al convertir parte del salón parroquial en una despensa de Acción de Gracias, contó ella. Recibieron pavos y artículos enlatados.

Cuando lleguen los que han solicitado ayuda, un asistente los acompañará en el recorrido por la despensa, dijo Knox.

“Es una magnífica oportunidad de que tengan una comida de familia preparada en su propia casa”, agregó. “Y resulta verdaderamente divertido para nosotros porque todo el mundo puede participar de la iniciativa y los chicos logran instalar la despensa. Es algo imaginativo, y los niños de la escuela dominical reúnen sorpresas y mensajes inspiradores para mandarlos con las bolsas”.

–La Rda. Pat McCaughan es corresponsal de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.

Conferencia de mujeres reúne a episcopales de Brasil y Uruguay

ENS Headlines - Thursday, November 27, 2014

El primer día de la conferencia, que se celebró el 8 y 9 de noviembre, a cada mujer le dieron dos pedazos de papel, uno de ellos con un ojo abierto y el otro con un ojo cerrado. En el del ojo cerrado se les pidió que apuntaran cosas, personas, situaciones en sus comunidades que estuvieran reprimidas, dormidas o muertas. En el papel con el ojo abierto les pidieron que anotaran cosas, personas y situaciones a las que la Iglesia haya sustentado o dado vida. Foto de Lynette Wilson/ENS

[Episcopal News Service – Montevideo, Uruguay] Algunas de las mujeres empezaron a ahorrar dinero con más de seis meses de antelación y algunas viajaron 12 horas en autobús desde el otro lado de la frontera para asistir a esta conferencia binacional, que ha unido durante más de ocho años a mujeres brasileñas y uruguayas mediante historias de dificultades, de valor, de energía y de amor.

Su mundo está cambiando, y unas cuantas mujeres están asumiendo papeles de liderazgo. Sin embargo, aún hay mucho que hacer para cumplir con la progresista Convención de Belém, que exigía de los países que la firmaron hace 20 años que educaran a sus pueblos en los derechos de las mujeres, a combatir el machismo y a aprobar leyes para proteger a las mujeres de la violencia.

A principios de este mes, 100 mujeres y más de una docena de hombres en representación de las tres diócesis del extremo sur —Sur-Occidental, Meridional y Pelotas— de la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil y la Diócesis Anglicana del Uruguay se reunieron en un centro de retiro espiritual a 30 minutos de esta capital para una conferencia de dos días centrada en el tema “Las mujeres de la Iglesia comprometidas con el cambio social”.

Las mujeres dijeron que la reunión anual ofrece el espacio para compartir historias y entablar relaciones que las faculten en sus ministerios comunitarios. Una de las formas en que las mujeres manifiestan su compromiso con el cambio social en sus comunidades es mediante la toma de conciencia sobre la prevención e intervención de la violencia de género.

La violencia contra las mujeres y los niños está muy extendida y suele ser cosa corriente a través de América Latina, donde con frecuencia “las mujeres ni siquiera están conscientes de las violencia a la que están sujetas, o creen que ellas son las únicas víctimas de abusos”, dijo Christina Takatsu Winnischofer, presidente de la Unión de Mujeres de la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil.

Durante la reunión del 8 y 9 de noviembre, las mujeres y los hombres compartieron historias de ministerios de la Iglesia y de la comunidad, así como de programas sociales que funcionaban bien y [también] de los que enfrentaban desafíos, que van desde contar con los recursos para hacerle frente a las necesidades de la comunidad a los trámites burocráticos y las restricciones que se aplican cuando las iglesias trabajan con organismos gubernamentales que ofrecen servicios sociales.

La atención a la violencia contra las mujeres y los niños —gran parte de la cual se define como violencia doméstica— fue un tema que seguía vigente desde la conferencia del año pasado que se celebró en la Diócesis del Brasil Meridional.

La Iglesia Episcopal en los Estados Unidos, que comparte un acuerdo de pacto con la Iglesia del Brasil (provincia autónoma desde 1965), también estuvo representada, en la conferencia de dos días, por la Rda. Glenda McQueen, funcionaria encargada de América Latina y el Caribe, y el Rdo. David Copley, encargado del personal de la misión, los cuales trabajan en la oficina de asociaciones globales de la Iglesia; las misioneras Mónica Vega y Heidi Schmidt, nombradas por la Iglesia Episcopal para servir en la Provincia del Brasil, y las misioneras del Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos, Nina Boe, de la Diócesis de Olympia, y Kirsten Lowell, de la Diócesis de Maine, que sirven en la Diócesis de Río de Janeiro y en la Diócesis del Uruguay, respectivamente.

De izquierda a derecha, el Rdo. David Copley, funcionario encargado del personal en misión de la Iglesia, Mónica Vega, misionera nombrada por la Iglesia Episcopal, Kirsten Lowell, misionera del Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos, el arzobispo Francisco de Assis da Silva, primado de la Provincia del Brasil, Nina Boe, misionera del Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos y Heidi Schmidt, misionera nombrada por la Iglesia Episcopal. Foto de Lynette Wilson/ENS

“Existe este movimiento tendiente a abordar los problemas actuales de las mujeres en nuestras iglesias, lo cual es fundamental”, dijo Vega, que además de trabajar en la oficina provincial de la Iglesia, colabora con una organización sin fines de lucro que se dedica a respaldar a vendedoras ambulantes.

Ocuparse de los problemas de las mujeres no es algo que uno hace porque esté de moda, añadió, “sino porque es una señal del Reino. Devolverles la dignidad a las mujeres es una señal del Reino, eso es lo que hizo Jesús”.

Uruguay, uno de los países más pequeños de América del Sur, tanto en territorio como en población, limita con dos de los más grandes: al oeste, con Argentina; y al norte y al este, con el mucho más extenso Brasil. Hay 200 millones de personas en Brasil, comparado con 3,5 millones en Uruguay, países en los cuales el 9 por ciento y el 11,5 por ciento, respectivamente, vive en la pobreza, según datos del Banco Mundial.

No obstante, respecto a la violencia contra las mujeres, el tamaño, el ingreso y otros datos del desarrollo no cuentan la historia de lo que las Naciones Unidas define como “una pandemia que se presenta en diversas formas”. En Uruguay se denunciaron diariamente un promedio de 68 casos de violencia doméstica en 2013; Amnistía Internacional ha criticado al gobierno por su incapacidad de responder adecuadamente a casos de violencia contra las mujeres. Entre 2001 y 2011, más de 50.000 mujeres fueron asesinadas [en Brasil] principalmente como resultado de la violencia doméstica, según el Instituto Brasileño para la Investigación Aplicada. Brasil es el séptimo país más peligroso del mundo conforme a las tasas de violencia hacia las mujeres.

Durante el oficio eucarístico del 9 de noviembre, las mujeres, en parejas, escenificaron un ejercicio que demostraba lo que ocurre cuando a las mujeres las tratan como cosas u objetos —la verdad es que cuando a las mujeres las tratan como cosas es que no importan.

Cuando la Iglesia comenzó a hablar por primera vez acerca de la violencia contra las mujeres se adentró en un territorio inexplorado porque “la violencia contra las mujeres no era algo de lo que uno habla en la iglesia”, dijo el arzobispo Francisco de Assis da Silva, primado del Brasil desde 2013, y obispo de la Diócesis del Brasil Sudoccidental.

El arzobispo Francisco de Assis da Silva, primado del Brasil y obispo de la Diócesis del Brasil Sudoccidental, el obispo Michele Pollesel, de la Diócesis Anglicana del Uruguay, y el obispo Humberto Maiztegue, de la Diócesis del Brasil Meridional. El obispo Renato Da Cruz Raatz, de la Diócesis de Pelotas, también asistió a la conferencia. Foto de Lynette Wilson/ENS.

Sin embargo, era algo que la Iglesia necesitaba hacer a pesar del “tabú”, agregó da Silva cuando se dirigió a la conferencia en su segunda jornada. Cuando la Iglesia empezó a hablar de la violencia contra las mujeres, no pudo negar que también existe en la Iglesia y que, desafortunadamente, los hombres no lo consideran un tema importante.

“Es algo que presentan las mujeres, para mujeres”, dijo, y eso es uno de los mayores obstáculos para abordar la violencia contra las mujeres y los niños. “Es algo que los hombres necesitan sacar a relucir”.

Tomar la delantera tocante a los derechos de las mujeres
Coordinado por Servicios Anglicanos de Diaconía y Desarrollo (SADD), que coordina servicios y proyectos sociales en todos los niveles de la Iglesia, la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil emprendió un estudio de dos años sobre derechos humanos, el cual, gracias a la información recogida a partir de la base, llevó a concentrarse en la violencias doméstica , explicó Sandra Andrade, directora de SADD.

En agosto de 2013, SADD, en asociación con Ayuda Cristiana, publicó su primer folleto orientado a la prevención e intervención de la violencia de género. El folleto, que incluía 10 talleres destinados tanto a hombres como a mujeres, fue más tarde traducido del portugués al español y al inglés con la colaboración de Ayuda y Desarrollo Episcopales; desde entonces se ha distribuido tanto en América Latina como en África.

A principios de este año se publicó una segunda versión del folleto, actualizado con un taller adicional sobre estrategias para la prevención del VIH, y se distribuyó en la conferencia.

“La violencia doméstica contra las mujeres es una consecuencia de una cultura edificada por una sociedad que promueve desigualdades basadas en las diferencias que se consideran naturales (biológicas) entre los sexos, las cuales determinan cómo debe comportarse cada persona por ser de un sexo u otro”, dice el folleto.

“Al igual que en todos los espacios sociales, las comunidades religiosas no están exentas de esta realidad y, con frecuencia, contribuyen a la perpetuación de esta violencia a través de sus declaraciones y costumbres. Por tanto, si como comunidades religiosas somos capaces de cometer actos de violencia contra las mujeres, podemos admitir también que somos capaces de imponernos y de vencer esta realidad y edificar una cultura de paz basada en el Evangelio de Jesucristo”.

Aislamiento
La Amazonia, una zona que abarca más de 5 millones de kilómetros cuadrados en el norte de Brasil, puede sentirse particularmente aislada ya que a menudo está desconectada de los servicios del gobierno. Un obispo y dos sacerdotes atienden nueve comunidades distintas en las que impera la violencia doméstica. “Las mujeres, en su sentido más directo, mueren debido a la violencia”, dijo María Elizabeth Santos Teixeira, una agente de la policía de la Diócesis de Amazonia, que funge de vicepresidente de la Unión de Mujeres.

“Una cosa es decir que hay dificultades, y otra poder sentarse con algunas personas y contarles las experiencias”, dijo Santos Teixeira.

El aislamiento que Santos Teixeira percibe a veces en la Amazonia puede percibirse también en Uruguay. La Diócesis del Uruguay se vio frustrada en su intento en 2012 de llegar a formar parte de la Provincia de Brasil.

La participación de las mujeres uruguayas en la conferencia comenzó a partir de una relación de compañerismo diocesano con la Diócesis del Brasil Meridional, pero la relación se extendió más allá de eso. La Iglesia en Uruguay está más conectada con la Iglesia en Brasil que con su propia provincia.

“Fue la labor con Brasil meridional lo que realmente le devolvió la vida a la Iglesia en Uruguay; en verdad se esforzaron en promover una Iglesia de base”, dijo el Rvdmo. Michele Pollesel, que se convirtió en el obispo del Uruguay en 2013, luego de haber sido rechazado por los obispos de la Iglesia Anglicana de América del Sur, llamada anteriormente la Iglesia Anglicana del Cono Sur de América.

Una de las cosas por las que la Iglesia en Uruguay ha luchado durante mucho tiempo, dijo Pollesel, es por la ordenación de las mujeres que, en su opinión, advendrá en los próximos 12 meses cuando la provincia esté en el proceso de aprobar nuevos cánones provinciales.

En Brasil, una larga historia de participación de las mujeres
La Iglesia Anglicana del Brasil ha existido durante 150 años en lo que se tiene por un país eminentemente catolicorromano. Por el contrario, la Diócesis del Uruguay celebró 25 años de fundada en 2014 en un país mayoritariamente secular que está considerado el más liberal de Latinoamérica.

Pese a la reputación liberal del Uruguay, las mujeres no suelen participar en los papeles decisivos de la sociedad; y lo mismo sucede en la Iglesia.

Las mujeres de la Iglesia en Uruguay tienden a asumir un papel más tradicional, proporcionando apoyo a nivel parroquial, dijo Gabriela Núñez, líder laica y psicóloga que está casada con un sacerdote.

Por otra parte, la Unión de Mujeres Episcopales Anglicanas ha existido en Brasil con diferentes nombres por más de 100 años, y adoptó su nombre actual en los años 80 “para reflejar la necesidad de las mujeres de estar unidas”, dijo Winnischofer, la presidente de la Unión y secretaria general de la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil de 2003 a 2006.

El cambio de nombre también simbolizó un cambio de foco de lo que había sido un papel auxiliar tradicional en apoyo de la Iglesia, los ancianos y los pobres, a uno que incluyera las necesidades de las mujeres; y eso tuvo lugar en un momento en que las mujeres de la Iglesia se unieron para apoyar la ordenación de mujeres, que también suscitó el tema del estatus de la mujer en la Iglesia, apuntó Winnischofer.

La Rda. Carmen Gomes, la primera mujer ordenada en la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil, presidió la eucaristía del 9 de noviembre. Foto de David Copley.

En 1985, la Rda. Carmen Gomes se convirtió en la primera mujer ordenada en la Iglesia Episcopal Anglicana del Brasil, que hoy cuenta con 30 mujeres sacerdotes que sirven a través de sus nueve diócesis. Además, las mujeres han desempeñado papeles de liderazgo en todos los niveles de la Iglesia.

Mediante reuniones, compartiendo historias y facilitando que sus integrantes se ofrezcan apoyo mutuo, la Unión de Mujeres sigue laborando por elevar la condición de las mujeres en la Iglesia y en la sociedad, una tarea que siempre resulta más difícil cuando las mujeres tienen empleo de jornada completa y deberes de familia, resaltó Winnischofer.

“Las mujeres están siendo más visibles en la sociedad”, dijo ella, pero aún están subrepresentadas en los papeles de liderazgo, no obstante los avances. Explicó que la actitud persistente ha sido que “por una parte somos visibles y tenemos una presencia, pero no necesitamos acercarnos a la mesa porque ya estamos en el salón”.

– Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Declaración de la Obispa Presidente sobre el camino a seguir a partir de Ferguson

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

[26 de noviembre del 2014] La Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal Katharine Jefferts Schori ha emitido la siguiente declaración sobre el camino a seguir a partir de Ferguson:

La Iglesia Episcopal se une a muchos otros en profundo lamento por la trágica realidad que no cesa de revelarse en Ferguson, Missouri. El racismo en este país es parte de nuestra fundación, y no es exclusivo de una ciudad, provincia o región del país. Todos los estadounidenses viven las consecuencias de siglos de esclavitud, explotación y prejuicio. Ese legado continúa conduciendo a las personas a percibir la amenaza en aquellos que son vistos como “otro”. El color de la piel es a menudo la representación más visible de lo que divide a los hijos de Dios.

La muerte de Michael Brown fue y es una tragedia, y se ha convertido en un poderoso testimonio de esas divisiones entre los seres humanos de esta nación. Su muerte también tiene el potencial de convertirse en una ofrenda sacramental, si sigue desafiándonos a abordar nuestras divisiones y las injusticias de este país que profundizan mucho más allá de la piel.

Esta nación fue fundada con la visión de la libertad, una visión que ha requerido constantes desafíos a fin de avanzar hacia la verdadera libertad para todo el pueblo de esta nación. Los cristianos entienden la visión sagrada del reino de Dios como una sociedad de paz con justicia para todos. Que la vida y la muerte de Michael Brown nos conduzcan hacia una reconciliación que sacuda los cimientos de esta nación hacia la justicia para la que todos fuimos creados. La Iglesia Episcopal seguirá colaborando y alentando hacia la reconciliación racial en Missouri y en toda la nación. Les pido que se pongan de pie con las manos extendidas en amor, buscando la imagen de Dios en cada vecino, y ofreciéndose a sí mismos en vulnerabilidad en las aras de la reconciliación a través de esta nación. Seamos instrumentos de paz y sanación de Dios, evidenciado en las comunidades de  justicia para todos.
La Revdma. Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primada
Iglesia Episcopal

Resources and reflections on the Ferguson decision

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Following the recent announcement of the grand jury decision in Ferguson, MO, The Episcopal Church is providing resources for understanding, reflecting, praying and participating in a spirit-filled response.

“The decision in Ferguson has reached into the hearts of every American,” noted Bishop Stacy Sauls, Chief Operating Officer. “The Episcopal Church is providing a series of resources and reflections to help us consider our response and our way forward.”

Useful Links:

Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori’s statement http://www.episcopalchurch.org/notice/presiding-bishops-statement-way-forward-ferguson Way Forward: Reflections, Resources & Stories Concerning Ferguson http://advocacy.episcopalchurch.org/episcopal/AWayForward Episcopal Diocese of Missouri Bishop Wayne Smith statement http://www.diocesemo.org/news/2014/11/25/standing-gap-bishops-message-grand-jury-decision Episcopal Diocese of Missouri http://www.diocesemo.org/ Christ Church Cathedral, St. Louis, MO http://www.christchurchcathedral.us/ Share and post personal stories of experiences with racism, structures of inequality, and racial reconciliation. http://advocacy.episcopalchurch.org/episcopal/story Reflections from Episcopalians http://advocacy.episcopalchurch.org/episcopal/voices Practices for racial reconciliation http://advocacy.episcopalchurch.org/episcopal/Practices Other statements http://episcopaldigitalnetwork.com/ens/tag/ferguson/ Social Justice and Advocacy Engagement Blog http://www.episcopalchurch.org/blog/SocialJusticeAndAdvocacy

Newark Bishop Mark Beckwith’s statement on Ferguson

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

[Episcopal Diocese of Newark] The Thanksgiving holiday has been inconvenienced by an early snowfall; and the spirit of gratitude which accompanies the holiday has been blunted by the tragic reality that continues to emerge from Ferguson, Missouri. The weather may make it difficult, and in some cases impossible, for people to gather for the Thanksgiving meal. The events in Ferguson yet again expose how difficult, and in some cases how seemingly impossible, it is for people in American society to move beyond the prejudice and racism which have been woven into our nation’s fabric – and work together as communities that offer equal justice and freedom for all.

The tragedies of Michael Brown in Ferguson, Trayvon Martin in Florida, Akai Gurley (the young unarmed man shot in Brooklyn last week) and Tamir Rice ( the 12 year boy killed in Cleveland last weekend) are all rooted in fear. No doubt the police are often afraid, given the risks and challenges of their role; but they also carry the deep anxiety of the communities they serve, which often live with an unspoken fear of the “other.”

There is the tragedy of young, unarmed black men being shot and killed. But there is a deeper tragedy of a culture that seems to live with the illusion that in order for the majority to be safe (and presumably free of fear) some need to be sacrificed. That illusion is racial profiling of the worst order.

I remember theologian Walter Brueggemann saying that “fear not” is the overarching message of the Gospel. I believe that. But I also believe that the way to deal with fear is not to deny it, or create illusions that hide it – but to name it and work through it. Jesus did that. He named fear, he faced fear – and in his Resurrection overcame fear.

Jesus continues to do name and face fear – through us.

I invite you – with whomever is able to show up at your Thanksgiving meal, to give thanks for the fact that Jesus is with us, and can help lead us through our fear to a promise of hope, peace and justice. Our faith – and our acting from our faith, has the potential to make life safer. For everyone.

Peace,
Mark M. Beckwith

Resources for Advent waiting

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

Escuelas Episcopales celebra 50 años de docencia como misión

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

La obispa primada Katharine Jefferts Schori se dirige a la reunión del 50º. aniversario de la Asociación Nacional de Escuelas Episcopales. Foto de Janet Kawamoto.

[Episcopal News Service] Los carismas de las escuelas episcopales — una “generosa amplitud, paciencia con flexibilidad, y una búsqueda del saber que se asienta en la creencia profunda y perdurable en la bondad y creatividad del mundo”— las hacen particularmente idóneas para la formación de líderes en un mundo cada vez más globalizado e interconectado, dijo la obispa primada Katharine Jefferts Schori a los asistentes a una reunión en Anaheim, California, el 21 de noviembre.

Más de 650 maestros, directores de escuelas, obispos, rectores de parroquias, administradores, capellanes y otras personas venidas de diversas partes del mundo se reunieron del 20 al 22 de noviembre para festejar la educación episcopal y el 50º. Aniversario de la Asociación Nacional de Escuelas Episcopales (NAES, por su sigla en inglés).

“La educación episcopal aborda el panorama general… supervisando, ascendiendo a la cumbre en un sentido estratégico para ver la totalidad del paisaje, y no sólo el contexto inmediato y local”, dijo la Obispa Primada.

“Se trata de comprensión y de inclusión; se trata de una orientación hacia la totalidad del cuerpo [social], en lugar de sólo hacia una parte. Ese supuesto fundamental es el porqué reúnen a estudiantes de tan diferentes tradiciones religiosas y de ninguna, el porqué buscan a estudiantes de diversos estratos sociales, el porqué con tanta frecuencia atraen a estudiantes internacionales, el porqué procuran con ahínco creciente ser más plurales que las comunidades en la cuales están establecidas”.

Ella retó al grupo a considerar un nombre que refleje su carácter global. También asistían representantes docentes de Haití, de Australia y de Canadá.

Ejemplos notables de la docencia como misión incluye, dijo ella, a la Universidad de Cuttington en Liberia, a la Universidad de Rikkyo en Japón, a la histórica Universidad de San Juan [St. John’s] y a la Universidad de la Trinidad [Trinity] en Manila.

La NAES comprende más de 1.000 escuelas en Estados Unidos y otros países, según el Rdo. Dan Heischman, su director ejecutivo.

“En mi opinión, éste es uno de los campos de misión de la Iglesia más importantes y valiosos de la Iglesia”, dijo él. “Se ocupa de plantar semillas. En lo que respecta a posibilidades, la Iglesia se preocupa muchísimo de lo que puede hacer para llegar a las personas no religiosas que podrían interesarse en la Iglesia Episcopal. Sólo un 20 por ciento de los estudiantes que asisten a escuelas episcopales son episcopales, de manera que tenemos una fantástica oportunidad de llegar a la gente… de tener un verdadero impacto en sus vidas, de diversas maneras”.

Las escuelas varían de tamaño, desde las muy pequeñas, como la escuela de San Timoteo [St. Timothy] en Compton, California, de sólo siete alumnos, hasta la más grande, Iolani, con más de 2.000 alumnos en Honolulú. La mayoría tiende a concentrarse en el desarrollo preescolar y de la temprana infancia.

Además de reunir a educadores con vistas a la colaboración y la interconexión, la conferencia “está formulando una visión para los próximos 50 años”, dijo Heischman. “Es una oportunidad para las escuelas episcopales a través de la Iglesia de reunirse, de celebrar las cosas estupendas que hacen las escuelas y del impacto que tienen. Muchas de nuestras escuelas están aisladas de las demás”.

Earvin “Magic” Johnson, el gran baloncestista retirado de los Lakers de Los Ángeles, se dirige a la reunión de la NAES. Foto de Janet Kawamoto.

Earvin “Magic” Johnson, el gran baloncestista retirado de los Lakers de Los Ángeles se dirigió a la reunión como un padre cuyos hijos asistieron a Campbell Hall, una escuela episcopal de la zona de Los Ángeles.

Johnson, que ahora es copropietario del equipo de béisbol Los Dodgers de Los Ángeles, del equipo nacional de baloncesto femenino Los Ángeles Sparks, y del Club de Fútbol de Los Ángeles, un equipo profesional, se refirió a la importancia de enviar a sus hijos —y ahora a un nieto— a una escuela episcopal.

“Muchísimas veces, ustedes han realizado una labor ingrata, porque los jóvenes no entienden lo que han hecho por ellos. Yo he disfrutado cada momento que mis hijos han pasado en Campbell Hill. Estoy tan orgulloso de que mis niños hayan asistido a Campbell Hill que no podría imaginarlos en ninguna otra escuela”, afirmó.

“Me encanta la capilla de los viernes, pero también todos y cada uno de los días en que ellos obtuvieron una educación de calidad que no les cambió su identidad como E.J. y Elisa. [Esa educación] les permitió ser ellos mismos y tener un poco de gracia social… porque eso es importante”.

Él también comentó la importancia de la educación en preparar a los jóvenes para ser líderes, como su propio caso a partir de un origen humilde en el pueblo de Lansing, Michigan, donde él y sus nueve hermanos vivían en una casa de tres habitaciones.

Un maestro le pidió ayuda durante un período de tensiones raciales, y Johnson, ahora de 55 años, le dijo a la reunión: “ese día Dios me hizo líder”, una tradición que ha mantenido desde entonces.

Los temas de los talleres y los conversatorios también se concentraron en algunos de los retos que enfrentan las escuelas, entre ellos el mantener una identidad como escuela episcopal en medio de los cambios demográficos, las [nuevas] tecnologías y una creciente cultura secular.

La psicóloga Madeline Levine, autora de The Price of Privilege: How Parental Pressure and Material Advantage Are Creating a Generation of Disconnected and Unhappy Kids [El precio del privilegio: cómo la presión de los padres y las ventajas materiales están creando una generación de niños desconectados e infelices] (HarperCollins, 2008), y primera oradora de la reunión, explicó cómo las limitadas definiciones del éxito estresan y marginan innecesariamente a los estudiantes creativos.

Como psicóloga en ejercicio, sus clientes incluyen a niños que “han entrado en crisis por haber sido totalmente protegidos del fracaso, el reto y la decepción”.

Citando a una madre que le dijo que no podía soportar ver a su hijo infeliz, Levine recalcó: “Si usted no puede soportar ver a su hijo infeliz, ha elegido la carrera equivocada… porque eso es una realidad de la vida. De qué manera pasa un niño de que se le rompa su juguete preferido a los 5 años a que se le rompa el corazón a los 15 por un primer amor, a que lo despidan de su primer empleo a los 25, a la pérdida de sus padres a los 55… sencillamente así es la vida y la preparación para la vida incluye no sólo las admisiones universitarias, sino la capacidad de enfrentar los retos de una manera sana”.

Ella agregó que uno de cada cuatro estudiantes del último año de secundaria en comunidades prósperas tiene una enfermedad mental diagnosticable. “Desde el punto de vista de la pérdida de niños con posibilidades, es enorme. Desde el punto de vista de los trabajadores, es enorme. Desde el punto de vista de una democracia dinámica, es enorme. Y si fuera cualquier otra cosa, salvo una enfermedad mental, habría habido una gigantesca campaña, pero la salud mental es un gravísimo tabú”.

Contó que una secundaria afiliada a la Universidad de Stanford, California, donde ella trabaja, “acababa de tener su séptimo suicidio en dos años”. Los factores coadyuvantes incluyen falta de apoyo, falta de sentido [en sus vidas] y falta de adultos conocedores que los supervisen, afirmó.

La conferencia incluyó también centenares de sesiones de temas tan variados como equidad y justicia, liderazgo y gobierno, el ministerio de la enseñanza, vida escolar y estudio personal de la identidad episcopal dirigido por Heischman.

El culto y la capilla diarios contaron con la participación de algunos jóvenes, entre ellos la de Sarah Engel, de 17 años, estudiante de la escuela episcopal de Santa Margarita de Escocia [St. Margaret of Scotland] en San Juan Capistrano, que predicó sobre la esperanza en el futuro y la historia de Jonás en el Antiguo Testamento (Jonás 1:17).

“Con frecuencia en nuestras vidas nos encontramos huyendo de nuestros objetivos —ya sea con plena conciencia de ello o no. Menos mal que en el momento en que nos damos cuenta de que nos hemos equivocado, en el momento en que nos percatamos de que en verdad nos hemos metido en un lío, Dios nos envía un gran pez para tragarnos por entero” le dijo ella a la audiencia.

“En otras palabras, Dios nos da una oportunidad de pensar, mientras nos conduce activamente hacia nuestra segunda oportunidad. Si somos como la gente de Nínive, permitiremos que esa segunda oportunidad nos transforme. Percibimos el atisbo de la esperanza, el susurro de la salvación, en cualquier problema en que nos encontremos, y nos aferramos a él. Podemos asumir ese indicio de Dios y convertirlo en el centro de nuestras vidas.

“Como cristiana y como una adolescente excesivamente impresionante y hormonal, esta esperanza es para mí lo más importante, el mayor consuelo de mi vida”.

“Miro a los ojos de mis padre, miro a los relatos que me han contado desde que era bebé, miro al estrellado cielo nocturno, y siento que Dios me dice que esta esperanza es inquebrantable. Me esfuerzo por llevar este conocimiento a mi vida diaria. Constituye un reto, algo que creo es una trayectoria de por vida. Lo cierto es que la esperanza que encontramos en Dios no es más que un pequeño atisbo, y eso no explica nada. No obstante, eso significa todo. Mi oración es que mantenga ese atisbo ante mí en el transcurso de mi vida y que lo valore como el milagro que realmente es”.

– La Rda Pat McCaughan es corresponsal de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Giving thanks by giving: Episcopal churches box, dish up holiday meals

ENS Headlines - Wednesday, November 26, 2014

Youth group members at Historic Christ Church in Alexandria, Virginia, get ready to box up items for distribution to local working poor. Photo courtesy Tara Knox

[Episcopal News Service] Whether boxing up turkey with all the trimmings or serving delicious home-cooked meals restaurant-style, Episcopal churches across the country are giving thanks this holiday season by giving to the hungry, the homeless and the lonely.

A Florida priest who received a criminal citation for feeding the homeless in a public park earlier this month says he’ll be doing just that come Thanksgiving morning.

“I will be accompanying my adult parishioners and youth group members to one of the [Southeast Florida] diocese’s outreach centers, St. Laurence Chapel, to serve Thanksgiving dinner between 11 a.m. and 2 p.m. Thanksgiving Day,” according to the Rev. Canon Mark Sims, rector of St. Mary Magdalene Church in Coral Gables.

“We will serve a traditional dinner of turkey, dressing, mashed potatoes, vegetables, drink and dessert. We will also make sandwiches and to-go meals, to be delivered to individuals who are homeless on the streets of downtown Fort Lauderdale,” said Sims, who has challenged the constitutionality of the city ordinance.

And Norman Lee, 63, says he will consider himself an honored guest at St. Peter’s Episcopal Church in Detroit where he plans to arrive bright and early for a Thanksgiving meal.

“It’s real nice, especially when you’re out on the street and no one invited you for the family dinner, and you have no money to spend for a nice meal,” added Lee, a self-described regular at the church’s five-day-a-week soup kitchen, a collaborative effort among several local congregations.

“They serve turkey dinner first thing in the morning, starting about 7:30 a.m. or 8 a.m.,” Lee said. And not just turkey but “all the fixings, cranberry sauce, dressing. They bring it to your seat. They dress up the kitchen; they decorate it and put tablecloths on the table and decorations to set the mood.”

It reminds him of holidays past, “to be able to have a real, old-fashioned dinner,” he said.

Marianne Arbogast, who manages the church’s Manna Community Meal soup kitchen, said she expects to serve between 700 and 800 meals on Thanksgiving Day with the help of hundreds of volunteers.

In Southern California, one woman’s gift of love has multiplied by the thousands.

Kim McCurdy, a parishioner at St. Ambrose Episcopal Church in Claremont began sharing Thanksgiving meals with a few homeless people 21 years ago.

This year, with the help of volunteers, McCurdy and her catering business partner Gayle Jensen will help organize, cook and distribute meals for several thousand people at the church and four other locations in Southern California.

When she noticed homeless and hungry people “it reminded me of when I was growing up in Vietnam,” she said. “My mother had eight children and my father died young. We were hungry all the time.”

McCurdy approached her rector about wanting to help feed local people who are homeless. She and Jensen use the parish’s kitchen and their efforts have garnered thousands of donated turkeys and other food items. The women also have organized a weekly interfaith food program that feeds hundreds.

“There are so many working poor and people alone, seniors, and people are hungry year-round,” Jensen said.

In Ohio and Virginia: Boxing up holiday delights
Jill Burket Ragase’s 6-year-old twins, Pippa and Truman, and even her 18-month-old twins, Penelope and Quentin, are “Thanksgiving box experts now.”

And Ragase, volunteer coordinator for Cincinnati’s Episcopal Church of the Redeemer’s Thanksgiving outreach program, says she thinks they may even understand a little bit about food scarcity because they’ve rubbed elbows with those experiencing it.

Sharing a family ministry while helping others is a reason she agreed to lead Redeemer’s program this year, said Ragase. She and other volunteers recently divvied up an estimated 940 sticks of butter, 2,820 extra large eggs and enough 5-pound bags of potatoes to fill 250 boxes with turkey and all the ingredients for a Thanksgiving meal for local working poor residents.

“We are so blessed,” said Ragase. “A local grocery store offers the turkeys at 99 cents a pound and gives us 10 percent off the rest of the perishable items. So, I got to go and order those this week.”

According to Sharon Jenkins, Redeemer’s communications director, the parish has partnered for several years with the Madisonville Education and Assistance Center (MEAC) and negotiates with the grocery store “to get the turkeys at a reduced rate, and we include eggs, potatoes, and all the makings for a big meal.”

After donated bundles of corrugated boxes arrive, parishioners sign up in October to commit to fill at least one. “Some take as many as three boxes,” increasing this year’s total from the 225 filled in 2013, Ragase said.

Parishioners “include a $15 donation toward the cost of the turkeys” and the boxes come with a shopping list for nonperishable items such as macaroni shells, mashed potatoes, stuffing mix, pie filling and pie crust mixes. The boxes are filled and then “this week is the best part” because the turkeys arrive, Ragase said Nov. 21.

On Nov. 22, volunteers arrived in shifts, some to pick up turkeys and other perishables from the local grocery store, others to deliver the boxes to MEAC’s food pantry for a Nov. 23 distribution.

Similarly, members of Historic Christ Church in Alexandria, Virginia, helped fill boxes with turkey and all the trimmings for 150 local families to make a complete Thanksgiving meal, according to development director Tara Knox.

“The families are Alexandrians who have requested assistance from the church’s Lazarus Outreach Ministry which serves local people in need,” according to Knox.

On Nov. 23, youth in grades six to 12 helped set up for the food distribution by converting part of the parish hall into a Thanksgiving food pantry, she said. They receive donated turkeys and canned goods.

When those who’ve requested assistance arrive, a personal shopper accompanies them through the pantry, Knox said.

“It’s a nice opportunity to have their family meal cooked in their own home,” she said. “And it’s really fun for us because everybody can get in on the act and the kids get to set up the food pantry. It’s kind of fancy, and the Sunday school kids put together treats and inspirational messages to go with the bags.”

–The Rev. Pat McCaughan is a correspondent for the Episcopal News Service.

California Bishop Marc Andrus’s statement on Ferguson, Missouri

ENS Headlines - Tuesday, November 25, 2014

[Episcopal Diocese of California] The following is a statement from the Rt. Rev. Marc Handley Andrus, bishop of the Episcopal Diocese of California. It is available online here.

I learned with disappointment and not a little surprise last night’s decision of the grand jury to not indict Office Darren Wilson in the shooting death of Michael Brown. I learned, with disappointment also, the protests planned at the Ferguson Police Department offices were broken up with teargas almost as soon as they started, and there were fires and looting later in the night – a scene repeated locally. The anger of a people who trusted a justice system to be their voice, felt justice was denied; theirs was a righteous anger, and their voices yearned to be heard. The violence and destruction is condemned, the purpose it serves perpetuates the narrative norm in our communities that violence begets violence.

I ask us to work to end the violence — this violence in our communities must end. The FBI released a report recently that 27 police officers died in the line of duty last year, but that report did not mention the number of persons killed by police officers in the same period. A Washington Post report from police departments estimated 400 ‘justified homicides’ by police departments in the same period, a number believed to greatly underestimate all police killings. [1] Each of these violent deaths — of police and of citizens — denied the humanity of the victim, denied their right and respected place as one of our brothers and sisters, lovingly created by God.

The shooting death of Michael Brown, who lay unattended in the street for four hours, was a violent and tragic death. This violence must stop. This lack of respect of the dead must stop. We are lovingly created by God to have a place in this world, equally loved; we all matter. All of us, we matter, and we should be respected.

In Clayton, near Ferguson, local clergy marched today singing the old Gospel hymn,

“Ain’t gonna let nobody turn me around,”

With new lyrics

“Ain’t gonna let injustice turn me around, turn me around, turn me around,
Ain’t gonna let injustice turn me around, gonna keep on walking, keep on talking, marching on to Freedom’s Land.” [2]

This Sunday, the First Sunday of Advent, the lesson from Isaiah 64 reminds us how God’s people turned away, yet in troubled times continue to return to God:

From ages past no one has heard,
no ear has perceived,
no eye has seen any God besides you,
who works for those who wait for him.
There is no one who calls on your name,
or attempts to take hold of you;
for you have hidden your face from us,
and have delivered us into the hand of our iniquity.
Yet, O Lord, you are our Father;
we are the clay, and you are our potter;
we are all the work of your hand.
Do not be exceedingly angry, O Lord,
and do not remember iniquity for ever.
Now consider, we are all your people. (Isaiah 64.4, 7-9)

We are all the work of God’s hand, and turn to God for the love and support, as are God responds to the people:

They shall not labor in vain,
or bear children for calamity;
for they shall be offspring blessed by the Lord—
and their descendants as well.
Before they call I will answer,
while they are yet speaking I will hear. (Isaiah 65.23-24)

I commend to you the tireless work of positive groups for change, such as Soldiers Against Violence Everywhere and the Diocese of California’s recently-formed Urban Peace Collaborative; groups such as these are where our energy and support are needed.

I ask your prayers for peace and the end of violence in Ferguson, in Oakland, in our communities. I ask your prayers, for the Brown family in Ferguson, for the Niehto family in San Francisco, and the family of Perla Avinin Oakland [3], for peace and justice for all families affected by violence.

I ask your prayers for justice and the end of violence, because we all matter, each one of our lives matter. I ask your prayers knowing that God does not hide God’s face from us, because we are God’s people. Because we will, with God’s help, turn this about this horrid course of pain and destruction and injustice in our communities.

As the hymn says
Ain’t gonna let injustice turn us around,
Gonna keep on a-walkin’
Keep on a-talkin’
Marchin’ on to Freedom’s Land…

[1] Ellen Nakashima, Washington Post Online retrieved 11/24/14, http://www.washingtonpost.com/news/post-nation/wp/2014/11/24/fbi-reports-27-cops-were-killed-last-year-but-how-many-civilians-were-killed-by-officers/

[2] Huffington Post, retrieved 11/24/14, http://www.huffingtonpost.com/2014/11/25/clergy-sing-ferguson_n_6218422.html?utm_hp_ref=religion

[3] Malaika Frayley, Oakland Tribune, retrieved 11/25/14, http://www.insidebayarea.com/News/ci_26856978/Man-charged-in-womans-fatal-shooting-last-month

Presiding Bishop’s statement on the way forward from Ferguson

ENS Headlines - Tuesday, November 25, 2014

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Episcopal Church Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori has issued the following statement on the way forward from Ferguson:

The Episcopal Church joins many others in deep lament over the tragic reality that continues to be revealed in Ferguson, Missouri. The racism in this nation is part of our foundation, and is not unique to one city or state or part of the country. All Americans live with the consequences of centuries of slavery, exploitation, and prejudice. That legacy continues to lead individuals to perceive threat from those who are seen as “other.” The color of one’s skin is often the most visible representation of what divides God’s children one from another.

Michael Brown’s death was and is a tragedy, and has become a powerful witness to those divisions between human beings in this nation. His death also carries the potential to become a sacramental offering – if it continues to challenge us to address our divisions and the injustices in this nation that are far more than skin deep.

This nation was founded with a vision for freedom, a vision that has required repeated challenges in order to move toward true liberty for all the people of this land. Christians understand the sacred vision of the Reign of God as a society of peace with justice for all. May the life and death of Michael Brown drive us toward reconciliation that will shake the foundations of this nation toward the justice for which we were all created. The Episcopal Church will continue to partner and push for racial reconciliation in Missouri and across this land. I ask you to stand with hands extended in love, to look for the image of God in every neighbor, and to offer yourself in vulnerability for the sake of reconciliation across this land. May we become instruments of God’s peace and healing, made evident in communities of justice for all.

The Most Rev. Katharine Jefferts Schori
Presiding Bishop and Primate
The Episcopal Church